Los ataques al rublo provocan el debate en Rusia sobre control de capitales y el principio Glass-Steagall

14 de noviembre de 2014

14 de noviembre de 2014 — La intensa guerra financiera en contra de Rusia ha provocado un debate sobre posibles cambios saludables en la política crediticia y bancaria del país. El académico Sergei Glazyev, asesor del Presidente Vladimir Putin sobre la integración euroasiática, continúa criticando las acciones del Banco Central y pide control de capitales. Hoy, el economista influyente Mikhail Delyagin dijo en entrevista en la radio Govorit Moskva (Habla Moscú) que Rusia estaría mejor si el Banco de Rusia hubiera implementado la separación de las actividades bancarias en la economía real de las actividades especulativas, como lo reglamentaba la ley Glass-Steagall (la ley bancaria de Franklin Roosevelt que fue derogada en 1999 en EU). A principios de esta semana, durante su viaje a Beijín para asistir a la cumbre de la APEC, Putin afirmó que la devaluación del rublo es producto de la especulación, no de una debilidad intrínseca en la economía rusa.

El rublo, que se había mantenido alrededor de los 30 por dólar durante varios años, cayó de 32 en enero, a 46 o 47 esta semana (o a la inversa, pasó de una tasa de cambio de 3 centavos de dólar por rublo a 2.1 centavos por rublo, una devaluación del 30%). A principios de este mes, se depreció un 10% en el transcurso de dos días. Más que "factores geopolíticos", es decir, las sanciones económicas occidentales en contra de Rusia en relación a Ucrania, lo que ha presionado la devaluación del rublo es la caída en los precios del petróleo a $81 por barril; el presupuesto federal de Rusia se basó en un precio del petróleo de $100 en el 2014 y de $104 en el 2015-2017. Los rumores de que el hundimiento reciente en los precios del petróleo habían sido orquestados deliberadamente en contra de Rusia son tan intensos que ayer el ministro del Petróleo de Arabia Saudita, Ali Naimi, tuvo que negar públicamente, según el Telegraph de Londres, que el reino esté involucrado en un complot para quebrar a Rusia.

Después de gastar $30 mil millones de dólares en la defensa del rublo, la presidenta del Banco Central, Elvira Nabiullina, anunció el lunes 10 de noviembre, un techo en dichas intervenciones y dijo que el Banco de Rusia iba a dejar que flotara el rublo, sin intentar mantener su paridad con la canasta de dólar y euro. También le marcó un techo a los préstamos del Banco Central a los bancos comerciales rusos, ya que esa inyección de liquidez, "desafortunadamente se ha usado no solo para financiar la economía, sino también para 'juegos' en el mercado de divisas" (el mismo destino que ha tenido, en especial, el dinero del Fondo de Estabilización usado para rescatar a los bancos rusos en el 2008).

Nabiullina es una monetarista ortodoxa, casada con el director de la neoliberal Escuela Superior de Economía de Rusia, aunque a principios de este año unió su voz a la del ministro de Economía, Alexei Ulyukayev, para pedir más gastos del gobierno como parte de un "estímulo fiscal", en contra de la austeridad fiscal de línea dura del ministro de Finanzas. Pero Glazyev, en declaraciones recientes, ha atacado repetidamente las políticas del Banco de Rusia por considerarlas erróneas.

En la entrevista de hoy, Delyagin acusa a Nabiullina de seguirle el juego a los especuladores y discute sus limitaciones en términos de una posible política alternativa, una que tome en cuenta la separación bancaria Glass-Steagall.

"Todo en el mundo se puede hacer de una manera correcta, o hacer de una forma desquiciada" dijo el ex asesor del gobierno Delyagin. "Si la señora Nabiullina hubiera cambiado un poquito las reglas, como está totalmente dentro de sus deberes hacerlo, aumentando los requisitos de reservas e introduciendo requerimientos diferenciales para las operaciones especulativas de las ordinarias, en última instancia hubiera podido ser capaz de lograr que se aprobara algo análogo a la 'ley Glass-Steagall' (lo cual no hubiera sido difícil en nuestra Duma Estatal) en donde se mantienen separado el dinero en inversiones reales del dinero especulativo... Lo que ella hizo es algo totalmente diferente. Verán ustedes, ella, siendo una estudiante de altas calificaciones, dio a conocer una instrucción anunciando lo que iba a hacer el Banco de Rusia bajo diversas condiciones. Le siguió un ataque especulativo. Ella dice que estamos inflando una cantidad X de divisas extranjeras y cambiando la banda de tipos de cambio de 5 en 5 kopeks. Como resultado de esto, los especuladores saben con anticipación, con absoluta precisión, qué es lo que va a suceder".