Cameron denuncia a China por el delito de crecimiento

21 de noviembre de 2014

21 de noviembre de 2014 — El primer ministro británico David Cameron, se refirió a China y al grupo BRICS una "amenaza sigilosa a nuestros valores".

Invitado a hablar ante el parlamento australiano el viernes 18 de noviembre, Cameron puso al descubierto su mentalidad fascista imperialista al rechazar la invitación pública de Xi Jinping a que las naciones occidentales se unan al nuevo paradigma. Cameron dijo:

"Finalmente, está una más incipiente amenaza sigilosa a nuestros valores que quiero mencionar. Y proviene de quienes dicen que nos van a sacar de la jugada y que nos van a superar en armamento, países que creen que existe un atajo para obtener el éxito, un nuevo modelo de capitalismo autoritario que está libre de las trabas de los valores y restricciones que nos ponemos a nosotros mismos. En particular, un enfoque que está libre de tener que responder ante una democracia real y el imperio de la ley. Yo digo: debemos de tener la confianza de rechazar esta visión y mantenernos leales a nuestros valores. Estas son las cosas que nos hacen fuertes. Nosotros somos democracias. Nosotros no rehuimos la autocrítica. Nosotros debatimos nuestros errores en público. Eso puede ser doloroso pero es a la vez muy poderoso. Nuestra prensa libre y audaz irradia luz siempre que se necesita, sin temor o favoritismo. Por supuesto que esto puede hacer que la vida sea difícil, pero ayuda a acabar con la corrupción que ha destruido a tantos países".

Claro que no habló para nada de la represión a los periodistas que han denunciado el espionaje que ha denunciado Snowden, el ex funcionario de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, que junto con las agencias de espionaje británicas tienen vigilado a todo el mundo.