Ha llegado el momento de la verdad: o sacamos a Obama o enfrentaremos la extinción termonuclear

7 de agosto de 2014

7 de agosto de 2014 — Hemos llegado a un punto en donde es absolutamente urgente sacar de su cargo al Presidente Barack Obama. La alternativa es la cada vez mayor probabilidad de que los británicos, a través de ese títere que tienen en la Casa Blanca, desaten una provocación así de directa en contra de Rusia en donde el resultado sea una tercera guerra termonuclear y una segura extinción. Esta es la única conclusión sana a la que podemos llegar después de repasar los acontecimientos de los últimos días.

El primer ministro británico David Cameron, luego de haberle lanzado un ultimátum a Rusia el 27 de julio en las páginas del Sunday Times de Londres, le envió una carta a todos los Jefes de Estado miembros de la OTAN y al Secretario General saliente de la OTAN, general Rasmussen, exigiéndoles la reconfiguración de la OTAN para que desafíe directamente a Rusia como adversario. Esto incluye la petición del subjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de Gran Bretaña para crear una Fuerza de Reacción Rápida dirigida contra Rusia. Cameron exhortó a la expansión de la OTAN con más bases en Europa Oriental, aumentos significativos de los presupuestos militares de todos los países miembros de la OTAN y tiene planeado presionar para que esta idea se incluya en la cumbre de Jefes de Estado de la OTAN en septiembre en Gales, de la cual el va a ser el anfitrión.

Cameron estuvo en Bruselas el lunes 4 donde se reunió con Rasmussen y el general Breedlove (británico) para preparar la reunión en Gales del próximo mes. Rasmussen aprovechó la ocasión para echarle leña al fuego en contra de Rusia acusando, inequívocamente, a los separatistas prorrusos de haber derribado el avión MH17. No se necesitan evidencias, no se necesita una investigación imparcial. Rasmussen está presionando todos los botones para provocar a Rusia y los rusos están muy conscientes de que esto no se trata de iniciar una nueva guerra fría sino de preparativos hacia una Tercera Guerra Mundial, a menos que Rusia y China cedan ante el dominio de Occidente.

El Presidente Obama, fiel a su perfil, está totalmente sincronizado con las provocaciones bélicas de Cameron y la corona británica. En una entrevista exclusiva con el semanario británico The Economist, el Presidente Obama secundó la diatriba de Cameron contra Rusia, lanzando una serie de comentarios irracionales e insultantes dirigidos personalmente en contra del Presidente Vladimir Putin y mofándose de la economía rusa como una que "no produce nada". Obama, acicateado por el jefe de redacción y editor de Asuntos Internacionales del Economist órgano de propaganda de la City de Londres, declaró que Rusia tiene una "cualidad estilo Janus, mirando a la vez al Oriente y a Occidente" y Putin "representa una cepa muy arraigada en Rusia que probablemente no le beneficia a Rusia en el largo plazo, pero que en el corto plazo puede ser muy popular políticamente y muy problemática en el exterior".

Al parecer Obama reaccionó al hecho de que recientemente Lyndon LaRouche ha señalado como algo ejemplar los grandes avances en los programas chinos orientados por la ciencia, como los planes para explotar el helio-3 de la Luna, el combustible más poderoso para la humanidad. Obama describió a la China actual como "la manufacturera de bajo costo en el mundo". A una pregunta sobre la cumbre reciente del BRICS y la creación del banco del BRICS, Obama dijo condescendiente que estos países están gobernados por líderes de una generación pasada que muy pronto va a ser rebasada por una nueva generación comprometida con ingresar en el sistema global existente, que él ejemplificó elogiando la ya Asociación Transpacífico que ya está condenada al fracaso.

No todo mundo piensa que son graciosas las provocaciones bélicas de Obama y Cameron. Stephen F. Cohen y Katrina vanden Heuvel escribieron este fin de semana en The Nation que Obama busca una guerra con Rusia. Los autores advierten que EU respalda al gobierno ucraniano en su intensificación de la confrontación con Rusia en torno al este de Ucrania, y que el derribo del MH17 debió haber provocado un cese al fuego inmediato y una intervención humanitaria. En vez de esto, incitados por EU, el gobierno ucraniano está intensificando sus ataques en contra de la población civil orillando a la región y al mundo a una guerra declarada que envuelva a las potencias con armas nucleares.

Como bien sabemos, el verdadero motor de la guerra del imperio británico en contra de Rusia, China, India y el resto de la humanidad, es el hecho de que todo el sistema del imperio se está derrumbando a una velocidad vertiginosa. El fin de semana el gobierno portugués, tuvo que intervenir para hacerse cargo del Banco Espirito Santo, con los costos y consecuencias cabales que representa ese desplome todavía en proceso. El desplome del imperio de la familia Espirito Santo ya está creando olas en Francia y Brasil, en donde grandes inversionistas han tenido fuertes pérdidas y donde los tenedores de acciones en las otras compañías de la familia Santo han sido las últimas víctimas de la locura del rescate financiero y el saqueo.

Bajo estas circunstancias extraordinarias el Congreso Federal debe regresar de inmediato a Washington para emprender la única acción que le puede poner fin al hundimiento precipitado en una guerra mundial: juicio político a Obama por sus delitos y faltas graves, y el restablecimiento inmediato de la Glass-Steagall para poner en quiebra al ya quebrado sistema de Wall Street. Cualquier otro comportamiento es equiparable a jugar con la supervivencia de la raza humana. Este es el mensaje que hay que hacerle llegar a todos los ciudadanos sanos.