Biden en Kiev encabeza las provocaciones contra Rusia

24 de noviembre de 2014

24 de noviembre de 2014 — El vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, estuvo en Kiev el 20 y 21 de noviembre en donde le dio todo el respaldo del gobierno de Obama al régimen nazi. Declaró que el supuesto comportamiento de Rusia en Ucrania es "inaceptable" y exigió que Rusia se ajuste al acuerdo de Minsk del 5 de septiembre, el cual en realidad es el gobierno de Kiev quien lo está violando, no Rusia. Biden también apoyó los últimos alegatos del gobierno de Kiev, hechos públicos ayer, de que la artillería rusa del otro lado de la frontera tiene como blanco a territorio ucraniano.

Aunque aparentemente se le clasifica todavía como ayuda "no letal", el Pentágono anunció ayer que Estados Unidos enviará radares para detectar morteros a Ucrania. Se tiene programado entregar 20 sistemas de los cuales ya se han entregado los tres primeros, dijo el vocero del Pentágono, coronel Steve Warren. "Los sistemas de radar detectan los morteros disparados y calculan rápidamente el punto de origen de una ronda de mortero lanzados por el enemigo, y le permite a las fuerzas amigas reaccionar apropiadamente", explicó. Cómo utilicen estos radares los ucranianos, es cosa de ellos por completo, dijo.

El anuncio del Pentágono se produjo un día después de que Moscú le advirtiera a EU sobre abastecer de ayuda militar "letal" al gobierno de Kiev. Los radares detectores de morteros no son en sí mismos armas, pero son usados para volver más efectivas otras armas, en particular, la artillería.

Según informes de cable, cuando Biden estaba en Kiev, la coalición de cinco partidos formada después de las elecciones parlamentarias del 26 de octubre parece que acordó que en la plataforma de su gobierno se fijara como una alta prioridad para el país su membresía en la OTAN. Se espera que este acuerdo se firme el 27 de noviembre. El acuerdo le hace un llamado a todos los partidos para que trabajen juntos para lograr la integración de Ucrania a la Unión Europea; el establecimiento de bases militares permanentes en el este del país, y destinar por lo menos un 3% del producto interno bruto de la nación a la defensa. Además, los partidos acordaron cancelar la inmunidad de los parlamentarios, reformar el sistema electoral, prohibir los símbolos soviéticos y nazis y descentralizar la estructura de poder, de acuerdo con los cables.