El Presidente de México, Enrique Peña Nieto, anunció un plan de desarrollo como base de la seguridad nacional

29 de noviembre de 2014

29 de noviembre de 2014 – En un discurso por televisión nacional desde el Palacio Nacional este jueves 27 de noviembre, el Presidente de México, Enrique Peña Nieto anunció un plan "por un México en paz, con justicia y desarrollo", sostenido con un plan de desarrollo para el sureste de México, que se centra principalmente en los estados de Guerrero, Oaxaca y de Chiapas, y que tendrá un impacto nacional en cuanto se inicien. Este es el contraataque más directo que ha hecho el gobierno del Presidente Peña Nieto hasta la fecha, para abordar la desestabilización en marcha agitada bajo el pretexto del secuestro y asesinato de 43 estudiantes normalistas ejecutado por la policía local de Iguala, Guerrero, la cual ha estado controlada por el narcotráfico que se asentó en el país durante los últimos dos gobiernos del PAN en México.

La revista vocero de la City de Londres, The Economist, la cual ha servido como coordinadora a distancia de todo el proceso de desestabilización, desde que el Presidente Peña Nieto dio a conocer su intención de acercarse a China —y de este modo a la política de desarrollo que han planteado los países del BRICS para crear un Nuevo Orden Económico Mundial y una nueva arquitectura financiera internacional— respondió de inmediato con la advertencia de que Peña Nieto "ha perdido la oportunidad de cambiar el rumbo", porque en vez de hacer cambios en el gabinete y poner al frente de la Secretaría de Gobernación a su preferido, el diputado Manlio Beltrones, ex gobernador de Sonora, como lo han estado exigiendo, Peña Nieto decidió tomar medidas para combatir la pobreza y las desigualdades lacerantes que son la causa de fondo.

El plan de diez puntos que anunció el Presidente Peña Nieto están orientadas a fortalecer las capacidades institucionales en materia de seguridad pública y de procuración y administración de justicia, bajo el rubro de "medidas por la paz, la unidad y la justicia". Asimismo, en reconocimiento de que el logro de la justicia empieza con crear las condiciones físicas económicas para hacerlas valer, las medidas van acompañadas de "un plan integral para reducir la pobreza y desigualdad que padecen los estados del sur del país". El programa define tres Zonas Económicas Especiales que recibirán un trato fiscal preferencial e impulso a la formación de jóvenes y a las empresas; incluye también la creación de dos corredores de desarrollo industrial para la región del sureste, que sería la realización de un plan postergado desde hace más de tres décadas.

En conjunto, los 10 puntos están diseñados para enfrentar a la delincuencia organizada, mediante la reorganización de las policías municipales, para transformarlas en cuerpos de policía únicos en cada uno de los 32 estados de la unión; en muchos casos las policías municipales han sido tomadas por el narcotráfico, como era el caso en el municipio de Iguala, Guerrero, donde ocurrió la masacre. Estas medidas se iniciarán en los estados de Guerrero, Jalisco, Michoacán y Tamaulipas. El ejecutivo enviará al Congreso una serie de proyectos de ley para emprender una serie de reformas para poner en marcha las medidas, que incluyen también otorgar facultades al gobierno federal para sumir el control de los servicios municipales cuando sea manifiesto el vínculo de las autoridades con los delincuentes organizados. Asimismo, se tomarán medidas para garantizar la protección de los derechos humanos y de la administración de justicia.

Pero la parte fundamental del plan reside en el reconocimiento de que el desarrollo es el único medio para eliminar la economía del narcotráfico. En primer lugar, se propone el establecimiento de tres Zonas Económicas Especiales: 1) El Corredor Industrial Inter-Oceánico, que conectará el Pacífico con el Golfo de México, a lo largo del Istmo de Tehuantepec; 2) Puerto Chiapas; y Puerto de Lázaro Cárdenas, en los municipios colindantes de los estados de Michoacán y Guerrero. Estas zonas contarán con infraestructura moderna, condiciones de seguridad y financiamiento preferencial de la banca de desarrollo. Se impulsará la formación de jóvenes, mediante el apoyo a las escuelas normales rurales, y un programa especial de becas y el fomento a la investigación científica y tecnológica.

El "canal seco" por el Istmo de Tehuantepec es un programa que propuso originalmente el Presidente José López Portillo, y su realización ha estado en discusión desde el año pasado, cuando el Presidente Xi Jingping visitó México. Es un proyecto que tendrá un impacto regional e internacional, mediante el cual esa parte de México se integraría al Puente Mundial Terrestre que ha planteado el movimiento de LaRouche desde hace tiempo, y que ahora ha cobrado un significado institucional en el programa de la Nueva Ruta de la Seda anunciada por el gobierno chino.