Firmas europeas pierden concurso ante China en proyectos de desarrollo en México

31 de octubre de 2014

31 de octubre de 2014 — Claramente, el aferrarse al sistema financiero transatlántico en quiebra no reditúa. Compañías como Alstom de Francia y Siemens de Alemania están refunfuñando por el hecho de que perdieron la licitación para construir la primera línea ferroviaria de alta velocidad que va a conectar a Querétaro con la Ciudad de México en el centro del país. No se debió a que no tuvieron tiempo para prepararlo, como ellos alegan, sino a que no pudieron ofrecer los términos de financiamiento que ofreció la Compañía de Construcción Ferroviaria China (CCFC), ofreciendo hasta un 85% del total del valor del proyecto a tasas de interés muy bajas.

Un consorcio encabezado por CCFC, y que incluye a firmas de ingeniería y constructoras de México, ganó la licitación. Según Etcétera del 29 de octubre, el cálculo de CCFC sobre el costo del proyecto estuvo $500 millones de pesos por debajo del precio de referencia establecido por el Ministerio de Hacienda de México, lo que le va a reportar a México un ahorro de $1,300 millones de pesos.

Como explicó el secretario de Comunicaciones y Transporte de México, Gerardo Ruiz Esparza, Siemens y Alston pidieron más tiempo para preparar su oferta licitatoria, pero el calendario de México está definido por el presupuesto del gobierno y por "las necesidades del país, no la de los conglomerados privados".

Para gran disgusto de los buitres financieros imperiales trasatlánticos, el tema de las relaciones sino-mexicanas y el potencial de que haya una mayor cooperación bilateral están en el orden del día actualmente. Debido a la crisis derivada de la desaparición de 43 estudiantes en Guerrero, el Presidente Peña Nieto decidió recortar la gira que tenía programada a China y Australia, luego de enormes presiones de la Casa Blanca de Obama para que la suspendiera de plano. Pero fuentes diplomáticas han indicado que el gobierno de México está muy interesado en desarrollar relaciones más estrechas con China. El ex embajador de México en China, Sergio Ley, informa que cientos de compañías chinas, entre ellas China State Construction & Engineering Corp., y China Telecom se preparan a abrir oficinas en México, buscando participar en el desarrollo del país.

Según el embajador de China en México, Qui Xiaoqi, la línea férrea Querétaro-México no es más que uno de varios proyectos de energía e infraestructura en los que está interesada China, entre otros construcción de aeropuertos, puertos y ferrocarriles, según informa Excelsior del 28 de octubre. El tren México-Toluca, los metros de la Ciudad de México y Monterrey, el ferrocarril Guadalajara y el Tren Transpeninsular Yucatán-Quintana Roo, entre otros, son los que están bajo discusión. China, dijo el embajador, tiene "muchas ventajas" que ofrecer en estas áreas y "muchas capacidades que, desde mi punto de vista, son las mejores en el mundo".