Obama hunde el acelerador en el juego de la "gallina" nuclear con Rusia

28 de noviembre de 2014

27 de noviembre de 2014 – Todo veterano de alto nivel participante en la toma de decisiones estratégicas (hasta Henry Kissinger a su modo) sabe que Lyndon LaRouche está en lo correcto cuando insiste que Obama está jugando a la "gallina" nuclear con Rusia (el juego de la "gallina" consiste en dos conductores en sendos carros que corren encontrados por en medio de una carretera, y el primero que se desvía para evitar la colisión pierde el juego por "gallina"). Esto es exactamente lo que señaladamente se rehusó a hacer el Presidente John Kennedy, cuando actuó en contra del consejo de muchos de sus asesores, durante la Crisis de los Misiles Cubanos de octubre de 1962.

El ex oficial del MI6 británico, Alistair Cooke, por ejemplo, escribió en la columna "Weekly Comment" del 14 de noviembre, de su portal electrónico Conflicts Forum, que "el veterano comentarista estadounidense sobre política exterior, William Polk, quien, en otro tiempo, fue uno de los tres miembros del Equipo de Gestión de Crisis, durante el enfrentamiento sobre los misiles cubanos que tuvo el Presidente Kennedy con Khrushchov, nos advierte crudamente que nos dirigimos hacia otro tal momento peligroso (hasta apocalíptico) de tensiones graves, hasta el punto de la guerra real". Luego de resumir el argumento de Polk, Cooke concluye con que "lo que resulta más sorprendente en el relato de Polk sobre las 'lecciones no aprendidas' es que un funcionario retirado ruso de muy alto nivel nos había dicho recientemente la misma cosa (cómo parecía que repetíamos el mismo patrón peligroso que condujo a la Crisis de los Misiles Cubanos)".

El 22 de noviembre, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergey Lavrov, el veterano de 42 años de diplomático para la Unión Soviética y luego para Rusia, le dijo al Consejo de Política Exterior y de Defensa en Moscú que "en Ucrania fueron con todo y apoyaron a los extremistas, y dejando así de lado sus principios de cambio de régimen democrático. Lo que salió de esto fue un intento de jugar a la gallina con Rusia, para ver quien parpadea primero. Como dicen los gandules, querían que Rusia se 'echara para atrás', para forzarnos a tragarnos la humillación a los rusos y a los nativos rusoparlantes en Ucrania".

La oposición del secretario de la Defensa, Chuck Hagel, junto con el Estado Mayor Conjunto, al impulso de Obama hacia el Apocalipsis, fue uno de los factores, quizás el más importante de todos, por el cual Obama despidió a Hagel el 24 de noviembre. Hagel había dicho que "Estados Unidos tenía que encontrar la manera de reducir las tensiones con Rusia", según informó el diario Wall Street Journal al día siguiente. Y el ministro de la Defensa de China, elogió a Hagel luego de que lo despidieron, por facilitar la comunicación directa entre las fuerzas armadas lo cual evitó choques entre las dos naciones.

Ucrania, el supuesto pretexto por el cual Obama está acelerado por ir a la guerra con Rusia, está en bancarrota total, y tendrá que llegar a un acuerdo con Rusia solo para sobrevivir. Ucrania no puede hacer otra cosa, pero el imperio británico, obrando a través de su pieza, Barack Obama, no lo va a permitir. Y mientras que el país entero se desliza hacia el derrumbe, los nazis de Kiev ya no le pagan a los pensionados que viven en el sureste, y han cortado servicios necesarios para la vida, e incluso en toda Ucrania esos servicios comienzan a escasear.

"Estamos frente a algo catastrófico", dijo Lyndon LaRouche. "El hecho de que si utilizan suficiente poderío, pueden matar a casi todos. Pero aparte de eso, tienen otro problema. Porque la situación mundial es de esa naturaleza. Tenemos que darle un seguimiento muy preciso. Veamos lo que podemos conseguir sobre eso, porque de ese modo simplemente no tiene sentido. La idea misma del conflicto de la manera que la plantean, no tiene sentido. Solo sería una medida catastrófica; eso es lo que parece que se avecina".

La OPEP se reunió en Viena el jueves 27 y rechazó la petición de Venezuela y de otros miembros para recortar la producción para detener la desastrosa caída de los precios del petróleo, según declaró el ministro del petróleo saudí. Luego de la reunión, el precio del crudo Brent cayó en otro 8.4% en Londres, con lo cual la caída en lo que va del año llegó a 35%, según la agencia informativa Bloomberg. "Eso es interesante; extremadamente interesante", dijo LaRouche. "Porque eso no es natural". LaRouche respaldó la declaración del Presidente Putin en una entrevista con ITAR-Tass el 23 de noviembre, donde dijo que las maniobras geopolíticas saudíes, o sea las maniobras en contra de Rusia y quizás contra Irán, son responsables en buena parte de la reciente caída en el precio del petróleo. "Si, exactamente", dijo LaRouche. "Son los británicos. Esa es política británica, que es la política de Obama".

Al considerar como ponerle fin a esta demencia mientras hay tiempo para hacerlo, hay que recordar que los orígenes del movimiento internacional de LaRouche hoy día, están en la influencia en expansión de Lyndon LaRouche desde la ciudad de Nueva York, desde Manhattan, en especial desde fines de la década de 1950 hasta fines de la década de 1960. Desde la ciudad de Nueva York como el centro real de los Estados Unidos patriotas. "Eso fue, y todavía es, una situación decisiva", dijo LaRouche. "Uno tiene que ver a las cosas de ese modo, para evaluar cuáles son las posibilidades realmente".