Las relaciones Sino-Mexicanas mantienen rumbo

2 de diciembre de 2014

2 de diciembre de 2014 — El presidente del Congreso Nacional Popular de China, Zhang Dejiang, se reunió con el Presidente mexicano Enrique Peña Nieto el 26 de noviembre, al final de una gira de nueve días por Iberoamérica que lo llevó también a Perú y Colombia. Según la reseña publicada por la agencia china Xinhua, Zhang hizo un llamado para que los dos países "trabajen estrechamente en grandes proyectos de infraestructura, energía y tecnología avanzada, y amplíen el intercambio amistoso en educación, ciencia y tecnología y cultura, en un intento por elevar a un nuevo nivel superior la asociación estratégica sino-mexicana en todos los aspectos".

La visita de Zhang, primera vez que un importante legislador chino visita México desde que los dos países establecieron relaciones diplomáticas en 1972, fue para darle seguimiento a la reunión del 13 de noviembre entre Peña Nieto y el Presidente chino, Xi Jinping. Luego de esa reunión, anunciaron acuerdos de cooperación económica por un total de $7,400 millones de dólares.

Como se ve reflejado en la cobertura del semanario Economist y del Financial Times, la City de Londres y Wall Street se oponen desesperadamente a que México se una al dinámico desarrollo que se ha iniciado a nivel global con las naciones del BRICS, y están haciendo todo lo que está a su alcance para sabotear, en particular, los acuerdos de México con China. Antes de que Peña Nieto viajara a China, lo presionaron para que revocara la concesión previa al consorcio encabezado por China, para la construcción de una línea ferroviaria de alta velocidad entre la Ciudad de México y Querétaro. Además de este proyecto, México y China están trabajando para finalizar acuerdos para un corredor ferroviario Nayarit-Chihuahua-Nuevo México, y una línea férrea y corredor industrial transístmica estratégicamente importante que atravesaría el Istmo de Tehuantepec, de Coatzacoalcos, en el Golfo de México, a Salina Cruz, en el Pacífico.

Según Xinhua Peña Nieto le dijo al legislador visitante que México admiraba los logros extraordinarios de China y que le gustaría aprender de ellos y subrayó el compromiso de México a "convertirse en un socio confiable de China" en dichos proyectos.

Es de notar que en su mensaje a la nación al día siguiente, 27 de noviembre, el Presidente mexicano presentó un programa de diez puntos para traer estabilidad y desarrollo al país, frente a la "revolución de color" orquestada desde el exterior, y a través de la Oficina de la Presidencia se distribuyó un mapa en donde se destacan tres Zonas Económicas Especiales, entre ellas el "Corredor Industrial Interoceánico en el Istmo de Tehuantepec" precisamente el lugar del acuerdo pendiente con China.