El secreto más sucio de Victoria: algo más que un bluff

5 de diciembre de 2014

5 de diciembre de 2014 — El mundo está ante el umbral posible de la extinción termonuclear en un enfrentamiento global entre Rusia y la OTAN por un motivo muy simple: farsantes como la Secretaria de Estado Asistente, Victoria Nuland –-la arquitecto del golpe de Estado nazi en Ucrania desde el año pasado—pretenden amenazar con un bluff a Rusia para que rinda su soberanía y su supervivencia, con el fin de salvar a la oligarquía financiera transatlántica que está completamente en bancarrota. Nuland y sus patéticos aliados en la Casa Blanca de Obama y en el Partido Republicano están también en bancarrota, por supuesto. Sin embargo, persisten en su farsa de amenazar a Moscú con una confrontación, cuando desde un punto de vista militar, Rusia es quien tiene el sartén por el mango.

Lyndon LaRouche advirtió el miércoles 3 que esto es peor que el juego de la gallina nuclear sacado de los escenarios de la Corporación RAND en los días más álgidos de la Guerra Fría. En el caso actual, el lado de la OTAN es completamente débil e impotente, puro bluff. En contraste, Rusia ha acumulado una fuerza militar estratégica formidable en preparación para librar una Tercera Guerra Mundial que se les está imponiendo. Pero la política económica de los británicos y del gobierno de Obama, junto con el Partido Republicano, han hundido en la bancarrota a Estados Unidos y a Europa. La economía estadounidense es un desastre, destruida para inflar la burbuja financiera más grande que se haya registrado en la historia. Los contratos de derivados financieros en la región del transatlántico, superan actualmente los $1,700 billones (¡millones de millones!) de dólares. Durante la gestión de Obama, la Reserva Federal de Estados Unidos ha acumulado una cartera de basura de más de $5 billones de dólares. Todo el sistema transatlántico está en quiebra sin remedio, le dijo LaRouche a un grupo de colegas este miércoles 3. "Bajo la gestión actual", señaló LaRouche, "Estados Unidos está en quiebra sin remedio. Si Estados Unidos se lanza a la guerra que la Nuland y el Partido Republicano andan promoviendo contra Rusia, Wall Street se desplomará al instante".

"¿Dónde está la verdadera riqueza? ¿Dónde está la riqueza humana en Estados Unidos y en Europa? La respuesta simple es que se acabó", explicó LaRouche. Y todas las mentiras del mundo no pueden ocultar ese hecho, hasta que los incautos simplones despierten y dejen de leer y creer toda esa propaganda falaz.

El caso de la mentada "revolución" del petróleo y el gas de esquisto es un ejemplo perfecto de esto. Con la caída temporal del precio del petróleo causada por los árabes saudíes como maniobra geopolítica, el costo de extraer el petróleo y el gas "fracturado" es mayor que el precio del barril en el mercado. Los productores de petróleo fracturado han compensado ese desplome en el precio recurriendo a la venta de contratos de derivados financieros en la forma de ventas de petróleo a futuro. ¿Y quienes son los incautos que compran esos contratos? Wall Street. Así que los bancos de Wall Street tienen contratos derivados de futuros que los van a hundir todavía más en la bancarrota.

"Los medios noticiosos de occidente y los farsantes como la Nuland dicen que Rusia está en bancarrota. Bueno", señaló LaRouche, "Rusia no está en bancarrota en absoluto. Están acumulando su arsenal para la Tercera Guerra Mundial".

Pero la política de la Nuland en Europa Central, como en Ucrania, se encamina a la muerte en masa. Ella controla el gobierno de Ucrania y ha sido la controladora desde que se desató a la turba fascista para derrocar al gobierno de Yanukóvich, desde comienzo de noviembre del año pasado. "Alguien le debería cerrar sus cuentas", señaló LaRouche, "están vacías".

El mismo miércoles 3, funcionarios rusos se mofaron del recién anunciado gabinete ucraniano, que está repleto de extranjeros, sin lugar a duda seleccionado por la misma Nuland. El ministro de finanzas, para empezar, es un estadounidense que antes se dedicaba a gerenciar un fondo especulativo en Kiev y también trabajaba para la embajada de Estados Unidos.

En cambio Rusia está actuando en serio. En las últimas semanas, han demostrado de manera pública que han acelerado la modernización y actualización de su tríada estratégica termonuclear. Tienen una nueva generación de bombarderos sigilosos de largo alcance que han estado realizando vuelos sobre el Atlántico. Han probado y ya desplegado un nuevo misil balístico intercontinental y también una nueva generación de misiles balísticos que se lanzan desde submarinos.

¡No se puede amenazar con un bluff desde una posición de bancarrota!, advirtió LaRouche, y eso es exactamente lo que están haciendo la Nuland y Obama, junto con el actual presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner. "Eso es pura locura, es suicida", añadió.

El mismo aparato del Partido Republicano que ha estado detrás de las mismas políticas durante los últimos 14 años, y más, que han llevado a Estados Unidos al derrumbe físico económico y a la bancarrota financiera, son los mismos necios que están acosando a Putin para llevarlo a una confrontación global.

El miércoles, Boehner presentó al pleno del Congreso la resolución HR 758 para votarla. La resolución es prácticamente una declaración de amenaza de guerra –-un desplante suicida—contra Rusia, aunque no tiene ningún caracter vinculante sino únicamente declarativo. El representante republicano de Illinois, Adam Klinzinger, introdujo la propuesta el 18 de noviembre, y Boehner aceleró el proceso de discusión, a pesar de que el y otros republicanos desesperados por encubrir a la familia Bush, han impedido la discusión de la resolución HR 428 que exige desclasificar las 28 páginas secretas de la Investigación Conjunta del Congreso sobre el 11-S en donde se denuncia el papel de los saudíes en los ataques terroristas. Un encubrimiento en el que Obama participa activamente, ¿Por qué?

La amenaza de guerra va en serio, subrayó LaRouche el jueves 4. No es solo un bluff. Se tiene que considerar la intención de esa oligarquía financiera transatlántica dominante: Están decididos a destruir al bloque euroasiático que se ha convertido en el pilar de un nuevo orden económico mundial. Ese es el objetivo de los británicos para lanzar una guerra, que sería una guerra termonuclear.

Ya es hoy hora de que los demócratas cuerdos se quiten los guantes de seda, concluyó LaRouche. Ya es hora de sacar a Obama. Sacar a Obama de su cargo ya y desbaratarles a los republicanos su jueguito. Pararlos en seco para que dejen de destruir más a Estados Unidos y que dejen de amenazar con el exterminio termonuclear.