Putin prepara a Rusia para ganar una guerra

5 de diciembre de 2014

5 de diciembre de 2014 — El jueves 4, el Presidente de Rusia, Vladimir Putin dio su informe anual ante la Asamblea Federal (la legislatura bicameral de Rusia), que constituye su discurso público más importante del año. La ceremonia se realizó en el salón San Jorge del Kremlin, con la presencia de mil dignatarios de todo tipo.

A diferencia de sus otros dos informes de su actual gestión presidencial, los cuales se enfocaron principalmente en los acontecimientos socioeconómicos y políticos de Rusia, en esta ocasión comenzó haciendo un llamado apasionado al pueblo ruso a defender la existencia misma de Rusia, con las armas en la mano, como lo hicieron en la Segunda Guerra Mundial contra Hitler. Aquí reproducimos algunas citas de su discurso.

Primero resumió los acontecimientos en Ucrania y Crimea desde el año pasado, y luego dijo: "Por supuesto, tenemos el derecho de hacer preguntas. ¿Qué fue para mí la tragedia de Ucrania? ¿No habría sido posible resolver todos los problemas, incluso las disputas, en un marco jurídico y legítimo? Pero ahora nos dicen que todo esto fue realmente una política competente y equilibrada y a la cual debemos acatar de manera indiscutible y ciegamente.

"Eso no va a suceder nunca".

"Si para algunos países europeos el orgullo nacional es un concepto olvidado hace mucho tiempo, y la soberanía es un lujo demasiado grande, para Rusia la verdadera soberanía es una condición absolutamente necesaria para la supervivencia. En primer lugar, nos tenemos que dar cuenta que esta es una nación. Quiero destacar esto: o seguimos siendo una nación soberana, o nos disolvemos sin dejar rastro y perdemos nuestra identidad. Por supuesto, otros países tienen que entender esto también. Todos los participantes en la vida internacional deberían ser concientes de esto".

"Hablando de sanciones, no se trata solo de una reacción instintiva a nombre de Estados Unidos o sus aliados hacia nuestra posición con relación a los acontecimientos y el golpe en Ucrania, o incluso a la llamada Primavera de Crimea. Estoy seguro de que si esos acontecimientos no hubieran sucedido –-quiero señalar esto específicamente a ustedes, como personas públicas en este auditorio— si nada de eso hubiese sucedido, hubieran salido con alguna otra excusa para tratar de contener las crecientes capacidades de Rusia, de afectar a nuestro país de algún modo, o incluso aprovecharse de ello".

"La política de contención no se inventó ayer. Se ha llevado a cabo en contra de nuestro país por muchos años, siempre, por décadas, si no siglos. En suma, cuando sea que alguien piensa que Rusia se ha fortalecido demasiado o es demasiado independiente, se utilizan rápidamente estas herramientas".

"Sin embargo, hablar con Rusia desde una posición de fuerza es un ejercicio inútil, incluso cuando enfrentamos dificultades internas, como fue en las décadas de 1990 y del 2000".

En ese punto, Putin señaló que el inicio de la ofensiva en contra de Rusia ocurrió en la década de 1990, con las dos guerras chechenias, exactamente como lo denunció Lyndon LaRouche en su video de 1999 "Tormenta sobre Asia".

Luego continuo: "Recordamos muy bien, cómo y quién, casi abiertamente, respaldó el separatismo entonces e incluso el terrorismo directo en Rusia, cuando se referían a asesinos todavía con las manos bañadas en sangre, como nada menos que 'rebeldes' y les organizaban recepciones de muy alto nivel. Estos 'rebeldes' se han aparecido en Chechenia otra vez. Estoy seguro que la gente del lugar, las autoridades policiales, se harán cargo apropiadamente de ellos. Están trabajando ahora para eliminar otra ronda terrorista. Apoyémosles".

Se refería a un nuevo ataque terrorista que se llevó a cabo en Grozny, la capital chechenia, que se lanzó apenas horas antes de que Putin empezara su discurso y todavía estaba ocurriendo mientras hablaba.

"A pesar de nuestra apertura sin precedentes entonces y nuestra disposición para cooperar en todo, incluso en los asuntos más delicados, a pesar del hecho de que considerábamos —y todos ustedes son concientes de esto y lo recuerdan—a nuestros antiguos adversarios como amigos cercanos e incluso como aliados, el apoyo al separatismo en Rusia desde el otro lado del charco, incluyendo con información, apoyo político y financiero y respaldo ofrecido por los servicios especiales, fue absolutamente obvio y no dejó duda de que con gusto dejarían que Rusia siguiera el escenario de Yugoslavia de desintegración y desmembramiento. Con todas las trágicas consecuencias para el pueblo de Rusia.

"No funcionó. No dejamos que sucediera".

Luego Putin comparó la guerra del mañana con la heroica guerra de Rusia contra los nazis de Hitler, pero que ahora les advirtió a los rusos que no cometan los errores de aquella guerra, es decir, que la enfrentaron con falta de preparación al momento del ataque de los nazis, y sin haber dominado aún los nuevos métodos de la guerra antes del ataque.

"Del mismo modo en que no le funcionó a Hitler con sus ideas de odio a los pueblos, que se propuso destruir a Rusia y empujarnos hacia los Urales. Todos deben de recordar como terminó.

"El año próximo vamos a marcar el 70 aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patriótica. Nuestro ejército aplastó al enemigo y liberó Europa. Sin embargo, no debemos olvidar las amargas derrotas de 1941 y 1942, para no repetir los errores en el futuro".

De ahí, Putin pasó a repasar la política de guerra de primer ataque de Estados Unidos con Cheney y Obama, y prometió una efectiva respuesta asimétrica, para concluir con que "nadie obtendrá nunca la superioridad militar sobre Rusia".

Putin concluyó la parte referente a la política exterior poniendo de relieve la relación de principios y cada vez más estrecha de Rusia con sus naciones aliadas en el BRICS, sin nombrar a ningún país en particular. "Todo mundo conoce a los líderes y a los motores del desarrollo económico global. Muchos de ellos son nuestros amigos sinceros y socios estratégicos". (Lo malo es que ni en Estados Unidos ni en Europa saben esto como lo sabe Putin).

Finalmente, señaló que la Unión Económica Euroasiática comenzará a operar dentro de unas semanas, el 1 de enero de 2015, y de ahí pasó a la parte de política interna de su discurso.

Esta parte se caracterizó también por un nuevo enfoque, estilo tiempo de guerra, de dureza en contra de la corrupción y la burocracia y el papeleo. Cualquier acto de corrupción en las contrataciones para la defensa, por ejemplo, se tratará como si fuera apoyo financiero al terrorismo. Con un dispositivo similar al que ha realizado Narendra Modi en India, toda inspección de un negocio por cualquier organismo del gobierno, se deberá introducir en tiempo real en un portal electrónico especial, con los motivos del caso y los resultados, a fin de eliminar cualquier posibilidad de oferta de sobornos. Habrá una amnistía de una sola vez para repatriar los capitales a Rusia, para traer la parte de la economía que se encuentra en zonas extraterritoriales como las Islas Caimán.

Finalmente, Putin hizo una propuesta para generar crédito directo que es muy similar a una de las propuestas que hizo el economista Sergey Glazyev. "Propongo utilizar nuestras reservas (sobre todo, el Fondo de Bienestar Nacional) para instrumentar un programa de recapitalización de los principales bancos nacionales, para proporcionar financiamiento bajo condiciones claramente especificadas, para ser canalizado hacia los proyectos más importantes de la economía real a tasas de interés asequibles. Más aún, los bancos tendrán que introducir mecanismos para financiar proyectos". La propuesta bien conocida de Glazyev consiste en que el Banco Central de Rusia proporcione estos créditos, en vez del Fondo de Bienestar.

http://eng.kremlin.ru/news/23341