"¿Otra vez guerra en Europa? ¡No en nuestro nombre!": Influyentes alemanes exigen un alto a la campaña belicista

9 de diciembre de 2014

9 de diciembre de 2014 — "¿Otra vez guerra en Europa? ¡No en nuestro nombre!" es el encabezado de la carta abierta que fue iniciativa de Horst Teltschik (CDU), Asesor del entonces Canciller Helmut Kohl en el momento de la reunificación alemana; Walther Stützle (SPD), ex Secretario de Estado para el Ministerio de Defensa; y Antje Vollmer (Verdes), ex vicepresidente del parlamento alemán (Bundestag). El llamado se publicó en la edición del 5 de diciembre del periódico Die Zeit y lo firmaron también más de 60 personalidades alemanas.

El llamado ocurre en un momento estratégico y dramático, en donde el papel de Alemania es decisivo para determinar si habrá paz o guerra, cuando la actual Canciller, Angela Merkel, sigue aceptando y participando en las provocaciones dirigidas desde Londres y Washington en contra de Rusia, una conducta que viene manifestando desde la cumbre de la APEC en Pekín. Más aún, algunos elementos dentro del gobierno alemán pretenden utilizar el turno de Alemania como jefe de la Fuerza de Despliegue Rápido de la OTAN para utilizarla como "punta de lanza" en las provocaciones militares contra Rusia en torno a la crisis de Ucrania.

Enseguida reproducimos partes de la resolución y del llamado, traducido del original en alemán (subrayados son del original):

"Nadie quiere guerra. Pero Norteamérica, la Unión Europea y Rusia se dirigen inevitablemente hacia una guerra si no detienen la desastrosa espiral de amenazas y contra-amenazas. Todos los europeos, incluyendo a Rusia, tienen la responsabilidad conjunta por la paz y la seguridad. Solo quienes no pierdan de vista esta meta pueden evitar acciones fatales...

"En este momento de gran peligro para el continente, Alemania tiene una responsabilidad por el mantenimiento de la paz. Sin la voluntad de reconciliación del pueblo de Rusia, sin la previsión de Mikhail Gorbachov, sin el apoyo de nuestros aliados de Occidente, y sin la acción prudente del gobierno federal de entonces, la división de Europa no se hubiera superado. Dejar que la unificación alemana evolucionara pacíficamente fue un gran gesto, forjado por la sabiduría de las potencias victoriosas. Fue una decisión de proporciones históricas.

"De esta superación de la división de Europa, se debió desenvolver una paz y seguridad permanente desde Vancouver hasta Vladivostok, como se había acordado por todos los 35 jefes de Estado y de gobierno de los Estados miembros de la OSCE en noviembre de 1990, en la 'Carta de París para una Nueva Europa'... Esta meta de la política de posguerra no se ha cumplido hasta la fecha. Los pueblos de Europa tienen que vivir en temor de nuevo.

"Nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamado al Gobierno Federal de Alemania para que asuma su responsabilidad por la paz en Europa. Necesitamos una nueva política de distensión en Europa. Esto solo es posible sobre la base de una seguridad equitativa para todos los socios en mutuo respeto... La necesidad de que los rusos tengan seguridad es tan legítima como lo es para los alemanes, para los polacos y para los pueblos de los Estados Bálticos y para los ucranianos.

"No debemos de empujar a Rusia fuera de Europa... Desde el Congreso de Viena de 1814, se ha reconocido a Rusia como actor global en Europa. Todos los que han tratado de cambiar eso han fracasado violentamente, y el último de estos fue la Alemania megalómana de Hitler, la cual en 1941 con intención asesina pretendió subyugar a Rusia.

"Hacemos un llamado al parlamento alemán Bundestag, delegado por el pueblo como representantes políticos para enfrentar apropiadamente la seriedad de la situación... El cual está creando un ogro, culpando solo a una de las partes, y exacerbando las tensiones cuando debería dar señales de reducir las tensiones...

"Hacemos un llamado a los medios informativos, y a su obligación de cumplir con la información sin prejuicios de manera más convincente de lo que ha sido recientemente. Los editoriales y comentaristas demonizan a naciones enteras, sin tomar en cuenta su historia. Cualquier periodista experimentado en asuntos internacionales entendería el temor de los rusos, desde 2008 cuando los miembros de la OTAN le pidieron a Georgia y a Ucrania que se uniesen a la Alianza. No se trata de Putin. Los jefes de Estado van y vienen. Lo que está en juego es Europa...

"El 3 de octubre de 1990, Día de la Reunificación Alemana, el Presidente Federal Richard von Weizäcker dijo: 'Se ha derrotado a la Guerra Fría, y la libertad y la democracia se verá pronto en todos los países... Esto es un reto. Lo podemos lograr, pero también podemos fallar. Enfrentamos la alternativa clara de unir a Europa o volver a caer en los dolorosos ejemplos históricos de conflictos nacionalistas en Europa'.

"Hasta el momento del conflicto en Ucrania, aquí en Europa pensábamos que estábamos en el rumbo correcto. Hoy, un cuarto de siglo después, la advertencia de Richard von Weizäcker es más vigente que nunca".

Además de los iniciadores del llamado, firmaron otras más de 60 personalidades, entre quienes se encuentran:

Dr. Eckhard Cordes, presidente del Comité de Relaciones Económicas de Europa Oriental para las Empresas e Industrias Alemanas (Ost-Ausschuss)

Eberhard Diepgen (CDU), ex Alcalde de Berlín (1989) y luego electo como primer Alcalde del Berlín reunificado en diciembre de 1990.

Dr. Klaus von Dohnanyi, ex Ministro de Ciencia de Alemania y ex Alcalde de Hamburgo (1981-88). (Su padre fue miembro de la Resistencia contra Hitler y estuvo implicado en el atentado de 1943 contra Hitler; luego fue arrestado y preso en Sachsenhausen, donde fue ejecutado en abril de 1945.)

Dr. Roman Herzog, CDU, ex Presidente de Alemania (1994-99).

Dr. Lothar de Mazière, fue el único Primer Ministro electo de Alemania Oriental en 1990, luego de la Caída del Muro de Berlín y antes de la reunificación de ese año.

Prof. Klaus Mangold, líder de la pequeña y mediana empresa alemana (Mittelstand) en Baden-Württemberg. En noviembre de este año, en oposición a la política de Merkel y de las sanciones a Rusia, organizó una reunión con el Ministro de Desarrollo Económico de Rusia, Alexey Ulyukaev, con la Cámara de Comercio e Industria del estado.

Gerhard Schröder, ex Canciller de Alemania (1998-2005).