Se tambalea la burbuja petrolera. ¿Qué demonios es un "momento Minsky"?

10 de diciembre de 2014

10 de diciembre de 2014 — Lo que empezó como un arma de guerra financiera británico-saudí en contra de Rusia (la llamada "sanción petrolera") se está convirtiendo en una granada de mano suelta sin control que pudiera hacer estallar la enorme burbuja de deuda que pende sobre la economía quebrada de EU.

Han empezado a proliferar ahora las advertencias de que la ola de incumplimientos en la deuda energética de "alto rendimiento" o chatarra, ante la caída en el precio del petróleo crudo Intermediate West Texas a $60 dólares por barril, pudiera desencadenar un incumplimiento más generalizado en los mercados de deuda de alto rendimiento en su conjunto, lo que representa un par de billones de dólares en deuda muy apalancada. La deuda energética de alto rendimiento se describe en diversas instancias como que constituye entre el 20 y 30% de esa burbuja.

El 5 de diciembre, el Dallas Morning News publicó una de estas advertencias en su primera plana: "Con la caída de los precios crece el temor de que se vean afectadas las enormes deudas en pleno auge". Bill Herbert, director gerente de la firma bancaria de inversiones Simmons & Co en Houston, dijo que "la evolución de la industria [de perforación] en el país ha sido de complacencia, de negación, de parálisis y pánico. Están en estado de pánico. Y yo no creo que ellos realmente sepan a lo que se enfrentan".

"Ya están empezando a surgir problemas en los mercados de bonos, usualmente estables" agrega el periódico. "Entre las compañías energéticas más grandes, la proporción de deuda sobre ganancias, una medida clave para determinar el apalancamiento de la compañía, casi se ha duplicado desde el 2011. Y ahora que se está pronosticando incluso menores precios de petróleo, el valor de los bonos de alto rendimiento en el sector energético se ha desplomado en picada".

Ahora es ya tema de análisis si esta burbuja, que solo representa una quinta parte del tamaño de la deuda hipotecaria que se derritió en el 2007, puede detonar un estallido generalizado de "apalancamiento a la inversa", aunque ahora se alega que está "contenida". El término es familiar. Por ejemplo, Business Insider, publicó una gráfica en donde calcula que la exposición de los bancos estadounidenses ante la deuda petrolera y gasífera es del 2.5% del total de sus activos, y Citibank es el caso atípico con 7% (unos $65 mil millones).

Pero según el análisis de Brown Brothers Harriman publicado el 6 de diciembre, el sector energético acaba de sufrir su propio "momento Minsky". Ese término se le da al momento en el cual, una mercancía que tiene que seguir subiendo indefinidamente, en aras de seguir con el apalancamiento de la deuda de esa mercancía, de repente cambia de dirección a la baja y empieza una crisis de la deuda. "Muchas cosas se apalancaron en base a precios del petróleo que solo pueden subir", escribe el autor del análisis.