Profesora de NYU proyecta la perspectiva de la "Nueva Ruta de la Seda" de EIR

27 de diciembre de 2014

27 de diciembre de 2014 — Ann Lee, profesora de la Universidad de Nueva York (NYU) y autora del libro Lo que EU puede aprender de China, quien participó como ponente en la conferencia del Instituto Schiller del 13 de diciembre en la ciudad de Nueva York, participó el 17 de diciembre en el programa Crosstalk del canal de TV ruso en inglés, Russia Today, junto con el periodista del Telegraph Liam Halligan y Alasdair Macleod de GoldMoney. Además de presentar sus ideas propias sobre el progreso dramático de China, Lee también reflejó las ideas presentadas en la Conferencia del Instituto Schiller, y de manera muy efectiva.

En paráfrasis, Lee dijo que China está promoviendo una política bancaria muy parecida al Primer Banco Nacional de Alexander Hamilton: dirigir el crédito para construir la nación, no a la especulación, que es lo que domina actualmente el sistema en occidente. Esto se refleja en el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (AIIB), el Nuevo Banco de Desarrollo BRICS, y todos estos proyectos en colaboración con otras naciones. Ellos planean construir ferrocarriles de alta velocidad que atraviesen no solo el continente asiático sino también que atraviesen África y América Latina.

Dijo que el liderato en Occidente ha cambiando desde sus raíces. Estados Unidos solía ser más parecidos a lo que hoy es China: miren el Plan Marshall, el sistema de autopistas interestatales de EU, enfocados a facilitar el desarrollo real. Los líderes de Estados Unidos solían pensar en el desarrollo de una manera global, pero ahora en Washington se alejan de esto, lo que es muy desalentador, en donde uno no escucha más que retórica hostil.

La declaración final de Lee, al responder a otro orador que argumentaba que ambas partes tienen que estar más abiertas a la cooperación, fue que Xi Jinping de China ha mostrado de hecho que China está abierta, al decirle al Presidente Obama que a pesar de que China está excluida de la Asociación Tras-Pacífica, él invitaba a Estados Unidos a que se uniera a perspectiva de desarrollo de la Nueva Ruta de la Seda y al AIIB.