Ataque terrorista en París

9 de enero de 2015

9 de enero de 2015 – El miércoles 7, a las 11:26 AM, tres individuos encapuchados vestidos de negro y armados con Kalashnikov y un lanzacohetes entraron por la fuerza al edificio donde se alojaba el semanario satírico francés Charlie Hebdo en el centro de París y procedieron a disparar durante cinco minutos, matando a 12 personas, entre ellas a los dos policías desplegados para intervenir. Entre los muertos se cuenta a la mayor parte del consejo editorial de ese semanario muy popular en Francia, que se habían reunido para su reunión semanal editorial. Entre ellos estaban varios de sus periodistas estrellas y caricaturistas talentosos bien conocidos por el público francés como Charb, Cabu, Wolinski y Tignous, además del economista de izquierda Bernard Maris, miembro de la Junta Directiva del Banco de Francia, quien también formaba parte de la junta editorial de la revista.

Como ha sucedido en otros incidentes terroristas en Francia, un policía y varios periodistas que sobrevivieron el ataque informan que los "terroristas" se autoproclamaron como afiliados a al-Qaeda y gritaban "Alluhu Akbar" y "el profeta será vengado". Según los informes, hablaban francés como su lengua materna.

Aunque todavía está por recabarse mucha más inteligencia, una primera evaluación es que estamos ante un intento bien coordinado para hundir a Europa en un escenario de caos, provocando enfrentamientos entre sectores de la población, a favor o en contra de los inmigrantes, musulmanes en contra de antimusulmanes, en un momento en que, en vez de ello, la población debería estar unida ante los problemas estratégicos mayores del momento: el desplome financiero y el peligro de guerra.

El supuesto ataque "islámico" en contra de Charlie Hebdo se produjo solo cuatro días después de los ataques en contra de tres mezquitas en Suecia, en donde el partido xenófobo Partido por la Democracia ha duplicado su fuerza desde el 2010. En Holanda, los partidarios de Geert Wilders del Partido de la Libertad, apoyaron en sus blogs totalmente los actos en Suecia y dijeron que harían lo mismo en Holanda. El ataque en Francia se produjo también en el momento en que las manifestaciones a favor y en contra de la inmigración en Alemania están movilizando a miles de personas todos los lunes, bajo el liderato de PEGIDA (Patriotas Europeos en contra de la Islamización de Occidente), que congregaron el 5 de enero a 18,000 manifestantes solo en Dresden.

La misma revista Charlie Hebdo ha venido jugando con este fuego explosivo desde hace algún tiempo. En el 2006, fueron ellos los que publicaron las caricaturas ofensivas de Mahoma, después del Jyllands Posten de Dinamarca y el France Soir de Francia. En ese entonces, la revista izquierdista estadounidense CounterPunch informó que el neoconservador Daniel Pipes, fundador del Foro Medio Oriente, fue el que le proporcionó las caricaturas al Jyllands Posten. También en ese entonces, Geert Wilders había declarado que el Corán es lo mismo que Mein Kampf (Mi Lucha, de Hitler). Cuando tuvo que enfrentar una demanda legal por esto, el Foro Medio Oriente anunció orgullosamente que ellos iban a financiar la defensa legal de Wilders. Es más, Robert Spencer, amigo de Pipes, fundó 'Jihad Watch' ('Alerta Yihad') y toda esta operación se coordinó en ese entonces a través del Instituto de Investigaciones de los Medios en el Medio Oriente (MEMRI, por siglas en inglés), una organización neoconservadora financiada por la Fundación Randolph, y el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York (CRE), en donde uno se topa con Donald Rumsfeld, John Ashcroft, Bernard Lewis, Irving Kristol del PNAC, y gente de esa ralea.

Esta vez, de nuevo, Charlie Hebdo estaba a punto de lanzar otra provocación. La portada de su nuevo número era sobre Michel Houellebecq, un "provocador" profesional quien acaba de publicar la novela Soumission (Sumisión). El escenario del libro es que en el 2025, se enfrentan en las elecciones presidenciales de Francia, Marine Le Pen y un candidato musulmán que cuenta con el respaldo del derechista UMP, del Partido Socialista y de otros partidos conocidos. Al final, él gana y lleva a cabo una política buena en general, logrando la paz y el desarrollo económico, excepto por el hecho de que todas las mujeres tienen que usar velo, dejar de trabajar, y demás.

Todos los actores de esta tragedia obviamente fueron perfilados, con mucho maquillaje encima para crear una cierta apariencia de realidad. Aún no está claro el objetivo específico de esta operación. En diversas declaraciones, el colega de LaRouche en Francia, Jacques Cheminade, destacó que "este es un ataque terrorista en contra de Francia", e hizo un llamado a la "solidaridad nacional" para hacerle frente a la crisis y dijo que el verdadero enemigo es el "poder financiero". También destacó que los que llevaron a cabo el ataque fueron "profesionales". Por su parte, el Presidente francés Francois Hollande hizo una declaración débil frente a las oficinas del Charlie Hebdo, pero sí hizo un llamado a la "unidad nacional" y a que Francia respondiera con unidad ante este ataque.