El gobierno de Obama arroja su peso político en contra del Canal de Nicaragua

12 de enero de 2015

12 de enero de 2015 — La embajada estadounidense en Managua agregó su voz a la cacofonía de mentiras e insinuaciones que se están usando en contra del Gran Canal Interoceánico de Nicaragua, mediante un comunicado de prensa el 6 de enero, en donde expresa su "preocupación por la falta de información y transparencia que ha existido y continúa existiendo sobre muchos de los aspectos importantes de este proyecto"; una de las patrañas favoritas que están usando los oponentes a este gran proyecto tan necesario.

Los representantes del gobierno de Obama, el cual es famoso por espiar a todo mundo, por proteger a la banca criminal y censurar las 28 páginas que detallan el papel de Arabia Saudita en el 11-S, tienen la desvergüenza de exigirle a Nicaragua que sea más "abierta y trasparente" en "todas las fases de su proyecto, entre ellas el financiamiento, la factibilidad y estudios ambientales, el proceso de licitación para las compañías constructoras participantes de Estados Unidos y otras nacionalidades, y la metodología usada para resolver el problema de la propiedad y otros aspectos" y agrega que ellos andan muy ocupados "reuniéndose con todas las partes involucradas".

Los secuaces de Obama intervinieron políticamente la misma semana en que la revista EIR de Lyndon LaRouche cubrió como su artículo de portada el potencial fascinante y los grandes desafíos involucrados en el canal de Nicaragua, el cual extiende a las Américas el proyecto de la Ruta de la Seda Marítima de China, y que incluye una entrevista exclusiva con el vocero de la Comisión del Gran Canal, Telémaco Talavera.