Banco central suizo abandona el barco que se hunde; rompe la paridad con el euro

16 de enero de 2015

16 de enero de 2015 – El Banco Nacional Suizo (SNB) causó ondas de choque en todos los mercados financieros el jueves 15 luego de su repentino anuncio de que desvinculó la paridad de su moneda al euro —de 1 euro = 1.20 CHF o más— la cual había mantenido por tres años y medio, y anunció también la reducción de su tasa de descuento (la tasa de interés de referencia del banco central suizo) a una tasa verdaderamente extraordinaria de menos 0.75%. Los mercados de valores se desplomaron de inmediato, los especuladores con divisas perdieron miles de millones en minutos, los cajeros automáticos dejaron de proporcionar euros, y el tipo de cambio del franco suizo brincó de inmediato por encima de un 30% de su paridad con el euro. Más tarde el tipo de cambio se ajustó ligeramente para quedar en 1 euro = 1.035 francos suizos (CHF). El mercado de valores suizos en particular tuvo un desplome, supuestamente ante el temor de una caída en las exportaciones debido al nuevo tipo de cambio.

El presidente del consejo del SNB, Thomas Jordan, declaró en una rueda de prensa que los motivos de la decisión adoptada no eran nacionales sino internacionales. No dijo más. Pero el diario suizo Tagesanzeiger señaló cuales fueron esos motivos internacionales: 1) la venidera Emisión Cuantitativa del Banco Central Europea (BCE); y 2) Las próximas elecciones en Grecia.

En efecto, debido a la desesperación que embarga a los quebrados bancos de la eurozona, el BCE ha dejado en claro, en una declaración que hizo el domingo 11 el miembro francés del consejo del BCECB), Benoit Coeuré, que el BCE anunciará en su reunión del 22 de enero una medida de "Emisión Cuantitativa", es decir, emitirá dinero para comprar bonos de los gobiernos de los países miembros de la eurozona que tienen esos bancos quebrados como activos. La maniobra sorpresiva del banco central suizo (Suiza no está en la zona del euro) se puede considerar como un indicio claro de que la próxima compra de bonos que hará el BCE para rescatar a los bancos europeos será en grande, y va a hundir al euro hasta el sótano. Wall Street quiere que el BCE compre 4.5 billones de euros en bonos gubernamentales a los bancos.

La medida suiza era inevitable, ya que la paridad de 1.20 era insostenible a largo plazo. Le cuesta una canasta de reservas desequilibrada que mantiene el SNB, la cual, a través de la compra constante de euros, había alcanzado el equivalente de unos $500 mil millones de euros. Esas reservas van a perder valor consecuentemente con la caída del euro; de hecho, algunos estiman que ya el SNB perdió unos $50 mil millones de dólares el día de ayer.

Sin embargo, la decisión de reducir la paridad ahora, como lo sugirió Jordan, muestra que los suizos abandonan el barco que se hunde. Mantener la paridad con el euro significa seguir la misma política monetaria que el BCE, lo cual el SNB ha hecho hasta ahora, pero la próxima EC es demasiado para ellos. Más aún, las "elecciones griegas" significan un temible tsunami fatal para el euro.