China está preparada para hacer inversiones en México

17 de enero de 2015

17 de enero de 2015 – El gobierno mexicano se prepara para reiniciar el proceso de licitación de 180 días para la construcción de la línea ferroviaria de alta velocidad entre Ciudad de México y Querétaro, valorada en unos $3,800 millones de dólares. Hay un consenso generalizado de que la compañía China Railway Construction Company (CRCC) puede volver a ganar la licitación por segunda ocasión.

En noviembre pasado, en una maniobra en la que el gobierno de Obama tuvo algo que ver seguramente, el gobierno mexicano canceló repentinamente el contrato que había firmado con CRCC para construir la línea ferroviaria, debido a supuestas irregularidades y "falta de transparencia" en el proceso de licitación. La abrupta cancelación ocurrió en la víspera del viaje que hizo el Presidente Enrique Peña Nieto a Pekín para participar en la cumbre de la APEC y ocasionó ciertas asperezas con China, las cuales se eliminaron luego de la visita de Estado que realizó el Presidente mexicano.

Según los informes de la agencia Reuters del 14 de enero, fuentes cercanas tanto a la CRCC y a las demás compañías extranjeras contra las que compitió, dicen que la empresa china tiene muy buenas posibilidades de ganar la licitación, por los mismos motivos que ganó la primera vez: Ofrece un generoso financiamiento (el 85% del costo), tecnología de punta, y goza de respaldo político dentro de México. Empresas como Alstom de Francia, o Bombardier de Canadá no pueden financiar todos los aspectos del proyecto como si puede hacerlo CRCC, como por ejemplo la construcción de los trenes, las vías, las estaciones y la infraestructura relacionada.

Un vocero de CRCC le dijo al diario mexicano El Financiero que "pensamos que en términos de tecnología y administración del control de costos, tenemos una ventaja. En el campo de trenes de alta velocidad, no le tememos a ninguna otra compañía. Estamos confiados".

En una entrevista publicada el 14 de enero en CRI Online, Ulises Granados Quiroz, director del Programa de Estudios Asia-Pacífico del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), dijo que la oferta de inversión de China no se debe ver como presión hacia México en el proceso de licitación, sino más bien como un signo de buena voluntad para un proyecto que será mutuamente provechoso. Granados subrayó la importancia de conectar muchas más ciudades mexicanas a través de ferrocarriles de alta velocidad, como Monterrey y Guadalajara, entre los candidatos principales para esos proyectos.