Glazyev: la crisis no tiene ninguna razón objetiva; el Ministerio de Finanzas monetarista exige recortes en los gastos

20 de enero de 2015

18 de enero de 2015 — No existe ninguna razón objetiva para la crisis de la economía de Rusia, dijo el académico Sergei Glazyev en el artículo publicado el 15 de enero en el semanario Zavtra. Hablando sobre la integración Euroasiática, afirma el asesor del Presidente Vladimir Putin que la industria rusa trabaja a menos de dos terceras partes de su potencial. Dijo que el 2014 debió haber sido un año decisivo para una nueva industrialización y un cambio hacia el desarrollo a través de nuevas tecnologías, pero ese potencial se vio obstaculizado no solo por los ataques desde el exterior sino también por las políticas actuales del propio Banco Central de Rusia (BCR). Habíamos pasado por la experiencia de recuperarnos del incumplimiento cuando [Yevgeni] Primakov presidió el gobierno y [Victor Gerashchenko encabezó el Banco Central, escribe Glazyev. El rublo se había devaluado dos terceras partes pero ellos no elevaron las tasas de interés; en vez de esto, impusieron controles de cambio sobre las posesiones en divisas extranjeras de los bancos comerciales, recortando los préstamos que alimentaban la especulación en contra del rublo. El aumento en los créditos posibilitó la recuperación de la industria rusa, aumentando 20% en menos de seis meses.

Sin esas medidas y con los precios del petróleo continuamente a la baja a nivel internacional, se reanudó la presión a la baja contra el rublo una vez que se reiniciaron de nuevo las operaciones de cambio la semana pasada, luego de los días festivos de invierno. En el transcurso de la semana el Banco Central fijo el tipo de cambio del rublo en alrededor de 65 dólares, una devaluación del 11% desde la Navidad en tanto que las casas de cambio en las calles estaban recibiendo el dólar a 70 rublos.

Los discursos del gobierno ruso en el Foro Geidar (que recibió su nombre por el dogmático economista liberal encargado de supervisar la terapia de choque de 1992-93) del 14 y 15 de enero reflejan incertidumbre sobre lo que hay que hacer. Xenia Yudayeva, la economista matemática entrenada en el MIT quien es la primera vicepresidente del BCR, aventuró que el rublo pudiera estabilizarse en algún momento en los próximos seis meses. Mientras tanto, el miembro de la Duma del Estado, Anatoli Aksakov, presidente de la Asociación de Bancos Regionales Rusos, publicó una carta abierta a la presidenta del BCR, Elvira Nabiullina, donde le pide que recorte las tasas de interés de referencia de 17% a por lo menos 15% para que dejen de ser prohibitivos los préstamos hipotecarios y empresariales. El 15 de enero, se anunció que Yudayeva, aunque va a seguir encargada de la planificación macroeconómica del BCR va a ser reemplazada de su cargo de funcionaria encargada de la política monetaria, por Dmitri Tulin un veterano de las instituciones bancarias soviéticas, el FMI, EBRD y la firma de auditorias Deloitte.

El primer ministro Dmitri Medvedev dijo en el Foro Gaidar que Rusia no se va a aislar del mundo y cambiar hacia una política de movilización económica. Aunque mencionó que las esperanzas que Rusia tiene con la cooperación política y las nuevas instituciones financieras del BRICS, dijo que él pensaba que el BCR estaba llevando a cabo la política correcta (tratando de proteger al rublo dejando que la moneda flotara a la vez que aumenta las tasas de interés), porque Rusia no debe quemar todas sus reservas internacionales. Al mismo tiempo, prometió canalizar financiamiento hacia el sistema bancario para que financiaran proyectos y prometió que, de ser necesario, se le podría ayudar a las compañías a pagar sus deudas externas; las corporaciones estatales y privadas de Rusia se han visto impelidas a pedir prestado en el exterior debido a las ya altas de interés domésticas, y su deuda ronda en los $600 mil millones de dólares, más del 90% de la deuda externa de Rusia.

El Ministro de Finanzas, Anton Siluanov, otro de los oradores en el Foro Geidar, dijo que en el 2015 se tiene que encontrar la forma de lograr recortes del 10% en cada una de las categorías del gasto público, con excepción de la defensa. El Ministro de Economía, Alexei Ulyukayev, refutó diciendo que no se deben imponer medidas adicionales de austeridad drástica sobre una economía ya debilitada. Este enfrentamiento hizo que German Gref, el liberal que encabeza el banco de ahorros estatales Sberbank, el más grande de Rusia, gritara que las discusiones públicas entre los dos ministros reflejaban una carencia de política.

En una entrevista extensa publicada el 11 de enero en News-Front.info, el académico Glazyev desarrolló enfoques alternativos en gran detalle, y analizó en particular varios enfoques utilizados en China, mediante la planificación, los préstamos, subsidios, regulación de precios y regulación de las condiciones de operación de los negocios. Con una apropiada regulación estatal, dijo Glazyev, el estado garantiza que haya crédito barato disponible a largo plazo, en tanto que se hace responsable a los empresarios por su uso apropiado en proyectos de inversiones específicos para desarrollar la producción real.