Dempsey: La guerra en Afganistán no ha terminado

14 de enero de 2015

14 de enero de 2015 — El día de Navidad, Obama se dio tiempo en sus vacaciones para decir a algunos infantes de marina de Estados Unidos que la guerra en Afganistán ya terminó y que ya no habrá más ataques terroristas desde ahí. El Jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, no obstante, no piensa lo mismo. "Le tendría que preguntar usted al Presidente cómo es que él pudo decir eso", le dijo Dempsey a un periodista que lo entrevistó en el noticiero dominical de Fox News el pasado 11 de enero, cuando le preguntaron cómo es que el Presidente pudo haber dicho esa cosa.

"Yo personalmente creo que habrán paquetes dentro de Afganistán que cambien de manos de tiempo en tiempo, porque esa es la historia del país", dijo. "Pero yo creo que estamos en un buen lugar en Afganistán en términos de darles una oportunidad de hacer exactamente lo que dijo el Presidente. Pero vamos a tener que mantener un ojo sobre puesto ahí". En respuesta a una pregunta de seguimiento a lo mismo, señaló claramente que la amenaza terrorista podría reaparecer ciertamente en Afganistán.

Otro indicio claro de que la guerra no ha terminado aún, es el informe publicado la semana pasada en la revista Rolling Stone, de que las operaciones estadounidenses con aviones robot (drones) en Afganistán todavía están exentas de los lineamientos de Obama, anunciados en 2013, de ajustarse a estrictas normas de combate, porque a Afganistán todavía se le considera una "zona de hostilidades activas", a pesar de la declaración de Obama de que ya terminó la guerra. "Esa distinción perpleja de que las operaciones formales de combate se terminaron pero de que Estados Unidos todavía sigue en un conflicto armado, ejemplifica de muchas maneras el legado duradero de la política exterior de Obama", escribe el autor de ese informe, John Knefel. "Desde Yemen hasta Paquistán a Iraq y Siria y Afganistán, el gobierno ha minimizado sus acciones, algunas reconocidas y otras encubiertas, diciendo que las guerras (casi) se han terminado, mientras que mantiene prácticamente todas las facultades de un país en guerra. O como lo plantea el periodista de Kabul que escribe también en Rolling Stone, Matt Aikins, refiriéndose a Afganistán: "el final 'formal' de una guerra significa el comienzo de una guerra 'informal', sin objetivo ni fin, fundada en la mentira de que ya no estamos en guerra".