Se acerca el ajuste de cuentas de los bancos por su deuda petrolera

15 de enero de 2015

15 de enero de 2015 –- Los precios del petróleo de todo tipo de calidad cayeron por debajo de los $45 dólares por barril, y prácticamente ha desaparecido el crédito en el sector energético de la economía de Estados Unidos. El diario neoyorquino New York Times publicó el lunes 12 un editorial en su sección de economía titulado "Banks Serving the Energy Industry in for a Jolt" (Los bancos que atienden a la industria de energía están listos para un sacudón). El editorial destaca que todos los grandes bancos de Wall Street ya han perdido sus réditos provenientes de la deuda del petróleo y del gas, y que los bancos más expuestos a esta deuda son Wells Fargo, con el 15% de todos sus réditos en inversiones bancarias el año pasado, y el Citigroup con el 12%, pero los más expuestos de todos son los bancos canadienses, empezando con el Scotiabank que tuvo un 35% de sus ingresos en inversiones bancarias provenientes del petróleo y gas.

El editorial señala además que las casas bancarias de Wall Street que financiaron las inversiones de energía ahora tienen problemas para traspasar o vender esas deudas. El año de 2014 vieron ingresos espumosos a niveles record porque se hicieron muchos negocios de fusiones de empresas y adquisiciones de otras por parte de fondos y corporaciones, con un "valor" de $3.4 billones de dólares más que en 2007; y de todas las fusiones que hubo, las del sector energético fueron la porción más grande con $409,000 millones de dólares. Pero para poder manejar la deuda que generó esa ola de fusiones, se necesitaba que continuara el aumento de los precios (y la austeridad), pero en esta ocasión ocurrió lo contrario. "Morgan Stanley, por ejemplo, encabezó un grupo de bancos que hizo préstamos por $850 millones de dólares a la firma Vine Oil and Gas, afiliada a la firma de inversiones Blackstone. Morgan Stanley todavía anda tratando de vender la deuda... Goldman Sachs y UBS encabezaron un préstamo de $220 millones el año pasado a una firma de inversiones llamada Apollo Global Management para que comprara Express Energy Services. Esa deuda no se ha podido vender. Una caída precipitosa en el precio del petróleo puede convertir rápidamente los préstamos que antes parecían seguros y conservadoramente suscritos, en activos de riesgo".

* OilPrice.com informó el 7 de enero que en 2015 habrá una pérdida de $1.6 billones (millones de millones) de dólares en utilidades de las compañías petroleras si el precio se mantiene alrededor de los $50 dólares el barril, y que "sin un rápido aumento en los precios del petróleo, la industria [bancaria] está a punto de inundarse con reducciones en el valor de los préstamos y cargos por deudas incobrables".

* Moody's anunció el 7 de enero que se prepara a reducir la deuda de TransOcean a nivel de chatarra. Esta firma es la más grande constructora y operadora de pozos en la costa marina en el mundo, con una deuda de $9,100 millones de dólares.

* La compañía canadiense productora de arena bituminosa (asfaltos) Laracina Ltd., cayó en el incumplimiento de una deuda de $127 millones. La compañía tejana de perforación de pozos petroleros WBH Energy LP se declaró en bancarrota, su acreedor le cortó el crédito, y debe unos $50 millones de dólares. Entre octubre y noviembre se declararon en bancarrota otras tres empresas petroleras que cotizan en la bolsa.

* CreditSights Inc. declaró el 7 de enero que 25 empresas estadounidenses dedicadas a la explotación del petróleo y gas de esquisto están en peligro de incumplir a corto plazo su deuda apalancada. Esta suma $200 mil millones de dólares, parte del total de $500 mil millones de la burbuja de la deuda del esquisto, para la cual ha desaparecido prácticamente la posibilidad de refinanciamiento.

* Las tasas de interés de los bonos chatarra en el sector energético, que en julio del año pasado estaban en 4% sobre los bonos de grado superior, ahora están en 11% por encima de estos; o sea, no hay crédito. En general para la burbuja de los bonos de "altos réditos" de $2.2 billones, los intereses eran de 2.5% por encima del grado de calidad superior; ahora están a 4.75% por encima de estos, porque se está difundiendo el "contagio" de la deuda petrolera.

* Consecuentemente, la inversión de capital está cayendo rápidamente. Entre 40 empresas estadounidenses dedicadas a la exploración y producción de gas y petróleo, y que cotizan en bolsa, el recorte promedio en gastos de capital para 2015 es de 31% con relación al 2014. Para la economía, el sector energético contribuye con la tercera parte del gasto de capital, así que esto significa una reducción de mínimamente un 10% par la economía en su conjunto este año.