LaRouche denuncia la locura hiperinflacionaria de Draghi

23 de enero de 2015

23 de enero de 2015 – Luego del anuncio del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, el jueves 21, del lanzamiento de un programa de rescate financiero hiperinflacionario por un monto de 1.1 billones de euros, Lyndon LaRouche denunció el plan como una "farsa total" que solo va a acelerar el derrumbe final del sistema transatlántico, anclado en Wall Street y la City de Londres.

LaRouche reiteró que es precisamente el derrumbe de Wall Street y de Londres lo que está empujando al mundo hacia un Armagedon termonuclear, en tanto que la desesperada oligarquía financiera transatlántica pretende provocar una guerra contra Rusia y China como el único medio para mantener el poder político, en el momento en que el sistema bancario se conduce hacia su desintegración final.

"Los miles de billones de dólares en deudas de juego de azar que inflaron Wall Street y sus socios europeos, son impagables, y se dirigen hacia un estallido en el corto plazo", declaró LaRouche. "Y los esfuerzos de Draghi para refinanciar esa bancarrota inevitable de esas deudas de juego, mediante el último fraude hiperinflacionario del banco central, solo va a acelerar el derrumbe de la economía real de la región transatlántica, y alimentará el impulso desesperado hacia la guerra".

Al momento en que Draghi hacía su anuncio el jueves por la tarde, tanto Rusia como China emitían declaraciones muy graves en respuesta al provocador discurso de Obama sobre el Estado de la Unión del martes 20, el cual no fue nada más que prácticamente una declaración de guerra contra Moscú y Pekín. Funcionarios rusos han dejado en claro que ellos entienden que la política de Estados Unidos y de la OTAN es "cambio de régimen contra Putin". Los chinos también recibieron el mensaje claro de que Obama insiste en que va a impedir que China trate de forjar cualquier nuevo sistema de comercio en la región Asia-Pacífico. "Solo Estados Unidos puede decidir las relaciones comerciales", vociferó Obama el martes por la noche.

LaRouche advirtió además que ya el gobierno de Obama se prepara activamente para una guerra contra Rusia. La visita de esta semana a Kiev del general Ben Hodges, comandante del Ejército de EU en Europa, tuvo como objetivo establecer una presencia militar estadounidense directa en el terreno en Ucrania, supuestamente para "entrenar" a las fuerzas ucranianas para aplastar la rebelión en el oriente del país. Se contempla enviar efectivos de tropa estadounidenses a Ucrania para la primavera; mientras tanto, ya Washington está proporcionando equipo militar pesado a Ucrania que se desplegará en las zonas fronterizas.

"Esto es un paso hacia la guerra con Rusia, por parte de Obama", dijo LaRouche de manera contundente. Pero advierte que los rusos no se van a sentar a esperar a ver. "Eso puede llevar a la obliteración termonuclear de Estados Unidos".

Es patente que la desintegración que se ha desencadenado en la situación financiera transatlántica ha llegado al punto en que se toman medidas desesperadas en muchos frentes. Pam y Russ Martens escribieron el jueves 22 en el portal electrónico Wall Street on Parade que las acciones del BCE se tienen que ver en el contexto de maniobras hiperinflacionarias similares provenientes también de otras partes, como los bancos centrales de Japón, Suiza, Dinamarca, Turquía, Perú y Canadá que anunciaron más recortes en las tasas de interés o una extensa EC.