Los bancos de Wall Street no van a ninguna parte más que abajo

16 de enero de 2015

16 de enero de 2015 — A estas alturas, la mayor parte de los grandes bancos de Wall Street han publicado sus informes de ganancias y utilidades para el cuarto trimestre y está claro que el "arma petrolera" los golpeó, aunque todavía está por verse lo mejor.

Algunos de los seis grandes bancos informaron un aumento en las utilidades (el "renglón básico") y algunos tuvieron excusas "legales" para mostrar sus utilidades reducidas, es decir que tuvieron que pagar grandes sumas en multas, deducibles de impuestos, por violación a regulaciones para que les quitaran de encima sus crímenes especulativos.

Pero todos informaron reducciones en ganancias y en algunos casos, reducciones severas (el "renglón superior" mucho más grande). A este respecto, estuvieron "liderados" por el Bank of America, cuyos ingresos se contrajeron en $2 mil millones, o 10% y el Citigroup, cuyos ingresos se contrajeron en $1,700 millones, o 9%. En general, lo que se desplomó en el cuarto trimestre en los bancos fueron sus "ingresos por corretaje" (Citi: redujo 16%; Bank of America; redujo 18%). Esto representa los ingresos por las operaciones con valores y derivados financieros que, si se restableciera la Ley Glass-Steagall, sus unidades de "banca comercial" no hubieran podido realizar.

Vale la pena recordar que lo publicado es solo un estimado, en el sentido de que los grandes bancos podrían perder hasta $1.6 billones en ingresos en el 2015, debido al desplome en los precios del petróleo y del gas y la actividad económica en el sector energético.

Esto no es más que el inicio del problema, como lo planteó la experta financiera Pam Martens en su columna del 14 de enero, "La tormenta perfecta para los bancos de Wall Street". Dice: "Otro punto válido es que, al menos hasta ahora, se ha mantenido en secreto la transparencia sobre la exposición de los grandes bancos como contrapartes a los derivados ligados al desplome en los precios del petróleo y materias primas y la tambaleante deuda del mercado emergente. La única pista sobre cuáles podrían ser los bancos más golpeados, ya sea por su exposición directa o por préstamos a los fondos especulativos que participan en los sectores de energía, es el efecto en los precios de las acciones de los bancos en el mercado abierto".

Durante la primera mitad del 2015 el precio del petróleo puede repuntar rápidamente o estos bancos se van a hundir rápidamente.