Mensaje de Obama a Centroamérica: ¡Muéranse!

31 de enero de 2015

31 de enero de 2015 – El vicepresidente Joe Biden anunció en un artículo en la página editorial del New York Times que el próximo lunes 2 de febrero el Presidente Obama va a presentar un nuevo programa de "ayuda" para tres países centroamericanos, El Salvador, Honduras y Guatemala, a los cuales el narcotráfico ha convertido en las capitales del homicidio en el mundo. El programa que esbozó Biden es una burla para estas naciones y una vergüenza para Estados Unidos, que ya tiene un historial de tratar a Centroamérica como su colonia de la United Fruit por más de un siglo.

Según Biden, Obama va a solicitor al Congreso que asigne mil millones de dólares, a cambio de lo cual esos países tienen que imponer las "penosas reformas e inversiones" que exigen los inversionistas financieros internacionales, que van a controlar los contratos del gobierno y los ingresos, etc. Esa es la misma política impuesta por Estados Unidos desde que la infame Comisión Kissinger sobre Centroamérica de 1983 dictaminó que Centroamérica se habría de convertir en un "nuevo Hong Kong", es decir, un patio de recreo para el narcotráfico.

Hoy, tres décadas después, Obama propone que los programas de "vigilancia de la comunidad" y "centros juveniles similares a los clubes de muchachos y muchachas en Estados Unidos" son la respuesta a las pandillas del narcotráfico que aterrorizan a las comunidades con actos bestiales de asesinatos, violaciones y mutilaciones de cualquiera que se les oponga, y que superan en armamento y en número a las fuerzas de seguridad de esas naciones.

Una verdadera política sería de Estados Unidos para sus vecinos de Centroamérica no es muy complicada, comenzando con la restauración de la Ley Glass-Steagall en Estados Unidos para clausurar los bancos que lavan el dinero del narcotráfico y que de hecho controlan el narcotráfico; y después de esto, otorgar asistencia en torno a dos grandes proyectos vitales para la región: el canal interoceánico que Nicaragua se ha propuesto construir, y la construcción del ferrocarril norte-sur que conecte Norteamérica y Sudamérica y con el Puente Mundial Terrestre y la Nueva Ruta de la Seda.