El Presidente de Venezuela acusa a Joe Biden de orquestar su derrocamiento

3 de febrero de 2015

3 de febrero de 2015 — Nicolás Maduro, Presidente de Venezuela, acusó a Joe Biden, vicepresidente de Estado Unidos, de intentar que los Presidentes y primeros ministros de los países del Caribe respaldaran un plan para derrocar a Maduro, en lo que el líder venezolano señaló sería "un golpe de Estado cruento".

Según informaron Xinhua y otras agencias de noticias el 1 de febrero, Maduro señaló que Biden le dijo a los jefes de Estado de los países del Caribe que asistieron a la conferencia Caribeña sobre Energía y Seguridad, en la ciudad de Washington, que los días de Maduro en su cargo "están contados", y que ellos deberían romper sus vínculos con el Presidente de Venezuela. Maduro declaro el 28 de enero durante la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en Costa Rica, que varios de esos líderes caribeños le comunicaron lo que Biden había dicho, e indicó que ellos se opusieron a cualquier conspiración contra Venezuela.

Hoy el Departamento de Estado respondió que las acusaciones de Maduro eran "evidentemente falsas", recalcando que solo trata de distraer la atención del de las violaciones a los derechos humanos cometidas por su gobierno. Pero el aparato del Proyecto Democracia, el cual ha orquestado en todo el planeta las "revoluciones de color" del imperio británico, con importante respaldo financiero y político de Estados Unidos, ha estado trabajando en Venezuela por los dos últimos anos en procura de un resultado similar. Mientras que la crisis económica de Venezuela, miembro de la OPEP, ha empeorado como resultado del desplome de los precios del petróleo, las operaciones de cambio de régimen en contra de Maduro se han intensificado.

La conferencia Caribeña sobre Energía y Seguridad de la cual Biden fue el anfitrión, junto con el Consejo de la Américas de Wall Street y la Sociedad de las Américas, fue un burdo intento para ordenarle a los gobiernos del Caribe a que terminen su relación con el programa venezolano de Petrocaribe, mediante el cual las empobrecidas naciones de Centroamérica y del Caribe han recibido petróleo a precios subsidiados desde el 2005, y que en vez de eso opten por el sector privado y las "oportunidades de inversión" del libre mercado. Esto seria mortal para estas naciones devastadas económicamente.

Un articulo de opinión publicado el 1 de febrero en el diario Jamaica Observer señalaba que los asistentes a esta cumbre en Washington, estaban "disgustados" con la propuesta de Biden, en particular con su afirmación mentirosa de que Venezuela ha utilizado sus recursos naturales como "herramienta de coerción" en contra del Caribe. De hecho, estas naciones reconocen que Petrocaribe ha sido un salvavidas económico para todas ellas.