Londres dirige la política de créditos de guerra del FMI a Ucrania; nada de crédito para Grecia

3 de febrero de 2015

3 de febrero de 2015 — En el último número de The Economist, publicación que con frecuencia expresa las ideas de los bancos de la City de Londres, se informa que el Fondo Monetario Internacional (FMI) "ha indicado que habrá un nuevo paquete de rescate para Ucrania", el segundo de éste tipo de préstamos en menos de un año. Es más, el mismo The Economist tiene un comentario editorial donde sostiene que el paquete tiene que ser grande: "Ucrania probablemente va a necesitar $20 mil millones de dólares en apoyo externo para sobrevivir el 2015". Esta es la misma cifra que propuso hace dos semanas el financiero George Soros, quien declaró estridentemente que "Europa está en guerra" y exigió que se le dé a Ucrania $20 mil millones para combatir a Rusia.

No solo eso, The Economist dice que el régimen de Kiev admite ahora que no pueden pagar sus deudas existentes, así que tienen que reducirlas o eliminarlas: "Los acreedores van a tener que cargar con parte del préstamo... Aceptar algunas pérdidas en los préstamos pudiera ser ahora la única forma en que van a recibir algo a cambio".

No podría ser más escandaloso el contraste con la actual línea dura europea impuesta por Londres en contra de darle ningún alivio a la deuda de Grecia. El nuevo gobierno griego le propuso a Europa una Conferencia sobre la Deuda en donde se consideraran las deudas que obviamente no pueden pagar los países "periféricos" más endeudados de la Unión Europea. Propone el principio del acuerdo de 1953 sobre la deuda alemana, en donde se eliminó el 60% de los préstamos entonces vigentes de Alemania y se le ayudó a lanzar el "milagro económico alemán" que le siguió.

La respuesta a Grecia de los mismos FMI, Banco Central Europeo y la mayoría de los países europeos ha sido de 'no' a un alivio a su deuda.

Ucrania va a recibir $20,000 millones de dólares y alivio a su deuda para hacer la guerra contra la Rusia de Vladimir Putin, como lo dejó totalmente en claro Soros. A Grecia se le niega el alivio de su deuda que necesita para su recuperación y desarrollar su economía.

Esta es la política imperial de Londres. El cinismo de todo esto sería repulsivo incluso aunque no implicara la amenaza de una guerra termonuclear global.

Pero esta política desata también el rompimiento de la Eurozona, y la están combatiendo los movimientos de masas contra la austeridad, cada vez más grandes, en varios países de Europa. Los países del BRICS, en especial China, ofrecen crédito, inversiones y construcción de infraestructura a Grecia y a los países de los Balcanes independientemente de si hay o no alivio a la deuda, si regresa o no a su moneda nacional, el dracma.

El movimiento de masas por la Ruta de la Seda puede derrotar al movimiento de Londres por la autoextinción.