Tsipras: La primera prioridad de Grecia es "enfrentar la crisis humanitaria" causada por el rescate

10 de febrero de 2015

10 de febrero de 2015 – El domingo 8 de febrero el primer ministro de Grecia, Alexis Tsipras dio un discurso ante el parlamento griego, el cual lo recibió muy calurosamente. El primer ministro anunció ahí de manera categórica que no solicitará una extensión del llamado "rescate", cosa que los gobiernos de la Unión Europea le han exigido, y señaló de manera inequívoca que es la "decisión irrevocable" de su gobierno cumplir con las promesas de la campaña "en toda su extensión".

De acuerdo con los informes preliminares de su discurso, el primer ministro señaló en primer lugar que una extensión del llamado rescate es inaceptable, ya que ello constituiría "una extensión de errores y desastre". Su gobierno, indicó, más bien solicitaría algún tipo de "préstamos puente" a sus acreedores, para ayudar al país hasta que se llegue a un "acuerdo mutuamente aceptable" con los acreedores, informó el portal electrónico del periódico griego ekathimerini.com la misma noche del domingo.

La principal prioridad del gobierno, declaró Tsipras, "es enfrentar las enormes heridas del rescate, enfrentar la crisis humanitaria, tal y como lo prometimos hacer antes de las elecciones". El rescate fracasó, dijo. "Nosotros no pretendemos amenazar la estabilidad de Europa", señaló, pero "queremos dejar en claro en todas las direcciones que no negociamos. No negociamos nuestra soberanía nacional... El pueblo griego nos dio un mandato firme y muy claro para terminar de inmediato con la austeridad y cambiar las políticas. Así que el rescate se eliminó en principio por su propio fracaso y por sus resultados destructivos", dijo Tsipras según lo informó la agencia británica Reuters. Grecia va a tener un presupuesto equilibrado, agregó, pero ya no va a generar superávits primarios que no son realistas.

La agencia noticiosa británico se quejó también de que Tsipras "mostró muy poca intención de hacer caso a las advertencias de los socios de la Unión Europea de que mantenga los compromisos del rescate por 240 mil millones de euros". El diario londinense Guardian caracterizó el discurso como "desafiante", y el portal de noticias Huffington Post dijo que se estaba colocando en una posición de "enfrentamiento con la UE".

Según ekathimerini.com, Tsipras anunció una serie de pasos para empezar a dar marcha atrás a las "bárbaras medidas" impuestas por la Troika. Entre otras, ofreció proporcionar electricidad y comida gratuita a los hogares pobres y recontratar de inmediato a los empleados públicos que habían sido despedidos. En contra de las reformas que habían hecho los gobiernos anteriores que aceptaron como imposición para recibir el dinero del rescate, Tsipras anunció que se restaurarán las negociaciones colectivas entre los sindicatos y los empleadores, y que se elevará el salario mínimo a 751 euros al mes (actualmente está a 586 euros) aunque esto será gradualmente hasta 2016.

Como medidas para aumentar el ingreso fiscal, anunció un nuevo impuesto a las grandes propiedades, medidas para atacar la evasión de impuestos y la corrupción, y recortar el uso de carros y aviones del gobierno por los ministerios y parlamentarios. Se propone elevar el límite salarial libre de impuestos a 12,000 euros del actual nivel de 5,000 euros, e introducir un sistema fiscal justo y razonable. Asimismo, anunció la reapertura de la televisión pública ERT, que se había cerrado abruptamente en 2013 como medida para "reducir gastos". Se comprometió a iniciar una investigación parlamentaria para determinar como es que se hizo para que Grecia aceptara el Memorándum con la Troika. Señaló que el gobierno da la bienvenida a la inversión privada, pero dejó por sentado que las privatizaciones están fuera de toda consideración, y puso de relieve que los servicios públicos no están en venta.

"Vemos que la esperanza, la dignidad y el orgullo regresan a los ciudadanos griegos. Nuestra obligación y deber es no defraudarlos... Somos concientes de que las negociaciones [con los acreedores extranjeros] no serán fácil... Pero tenemos fe en nuestra lucha, porque la justicia está de nuestro lado", señaló Tsipras. Y en una medida que tiene una clara dedicatoria para el actual gobierno de Alemania, anunció que su gobierno considera que es su "deber histórico" procurar que se le otorguen reparaciones de guerra y se paguen los préstamos que Grecia se vio forzada a hacer a los nazis durante la ocupación en la Segunda Guerra Mundial.