Rusia no se intimida con la retórica de Obama sobre Ucrania; se prepara para la guerra

11 de febrero de 2015

11 de febrero de 2015 — Aunque los medios de comunicación internacionales repitieron la sofistería del Presidente Obama, luego de su reunión del lunes 9 con la canciller alemana Angela Merkel, sobre qué tan comprometido está con una solución diplomática en Ucrania y que solo consideraría armar a Ucrania como su última opción, el gobierno ruso no se dejó impresionar.

El jefe del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolay Patrushev, dijo el lunes 9 que Rusia seguirá con la diplomacia, pero que si Estados Unidos arma a Ucrania, "si empiezan con el abastecimiento de armas, se intensificará el conflicto y éste solo se deteriorará". Y el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, a una pregunta sobre si Merkel, en su reunión del fin de semana con Putin, le había dado hasta mañana para que aceptara el plan alemán-francés para Ucrania, respondió bruscamente, según informa el Wall Street Journal: "Nadie le ha hablado nunca al Presidente en el tono de un ultimátum, y no podría haberlo hecho aunque quisiera".

Y el Moscow Times publica hoy un encabezado diciendo simplemente: "Rusia vería las maniobras de Estados Unidos para armar a Ucrania como una declaración de guerra", en donde se informa que un miembro no mencionado por nombre de la junta de asesoría pública del Ministerio de la Defensa de Rusia afirmó que Rusia respondería no solo directamente en Ucrania, "sino que también respondería asimétricamente en contra de Washington y sus aliados en otros frentes". Una de esas posibles respuestas, dijo, es que "Moscú cedería ante las viejas solicitudes de China de obtener tecnologías de defensa delicada que le ayudarían a desarrollar armas con tecnología avanzada capaces de infringir serios daños a las fuerzas navales de Estados Unidos en el Asia Pacífico". La fuente agregó que "Moscú no se va a quedar sentado calmadamente viendo lo que sucede; va a contrarrestarlo".