EIIS se apodera de Sirte, en Libia

17 de febrero de 2015

17 de febrero de 2015 — Luego de que se supo que la población libia de Sirte había caído en mano de las milicias del Estado Islámico (EI o EIIS), el ministro de la Defensa de Italia, Paolo Gentiloni, dijo que las Fuerzas Armadas de Italia están preparadas para combatir "dentro del marco del derecho internacional" si fuera necesario. Según los informes de los medios, Italia ya se ha ofrecido a encabezar una fuerza internacional. "Italia está amenazada por la situación en Libia, a 200 millas por mar", dijo Gentiloni.

Asimismo, el sábado 14 estalló una bomba en un importante oleoducto que transportaba petróleo del Campo Sarir, uno de los campos petroleros más grandes de Libia, a la terminal en Hariga. La producción de petróleo de Libia está prácticamente paralizada. Después del bombazo del sábado, Libia solo va a producir 180,000 barriles de petróleo al día, en contraste con el 1.600,000 que producía en el 2011, antes de la invasión.

Según un informe del diario italiano La Stampa, en el último año se han reunido funcionarios de inteligencia de Italia y Estados Unidos para analizar la situación de Libia. Italia todavía tiene una red de fuentes que sus aliados aprecian. Según el informe, funcionarios estadounidenses son de la opinión de que no se debe emprender ninguna acción hasta que no se conozca el resultado de la guerra civil. Por su parte los italianos creen que existen facciones con las cuales se puede contar, para lograr una solución.

En verdad hace seis meses el Presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi le pidió a Italia que hiciera algo sobre Libia. Cuando recibió al primer ministro italiano Matteo Renzi en el Cairo, el-Sisi habría dicho: "Se están apoderando de Libia, ¿qué vamos a hacer?". Egipto respalda la facción que encabeza el general Khalifa Haftar en Tobruk. Haftar está listo a tomar el comando del ejército pero se le oponen miembros del gobierno encabezados por Abullah al Thani, según el diario al Quds al Arabi. El 13 de febrero, los partidarios de Haftar se manifestaron ante el parlamento en Tobruk, pidiendo la expulsión del embajador estadounidenses y la implementación del acuerdo de armas con Rusia de hace unos meses.