Thedorakis da a conocer una nueva Carta Abierta, "La verdad sobre Grecia"

17 de febrero de 2012

16 de febrero de 2012 — Los dramáticos acontecimientos en Grecia en los últimos días revelan un creciente espíritu de resistencia entre la población griega que se va a extender por todo el emporio europeo del imperio británico, conocido como Unión Europea. En contraste, desde ciertos aposentos ha surgido también la mentalidad de colaboracionista, como se ve expresado en el gobierno griego que justifica su cobardía gritando que las cosas sería peor si Grecia no capitula, tal y como lo hicieron los colaboracionistas durante la ocupación nazi. Sin embargo la UE no tiene bayonetas, solo al miserable Jean-Claude Junckers y enanos mentales como Nicolas Sarkozy.

El liderato de esta resistencia se inspira en la fuerza moral imbatible de los viejos luchadores de la Resistencia, quienes resistieron la ocupación nazi, como Mikis Theodorakis de 87 y Manolis Glezos de 90 años. Ambos fueron blanco de intentos de asesinato durante la manifestación masiva del 12 de febrero en Atenas, cuando la policía antimotines les arrojó cartuchos de gases lacrimógenos que cayeron directamente a sus pies.

Antes de asistir a la manifestación Theodorakis dió a conocer "La verdad sobre Grecia, una carta abierta a la opinión pública internacional" donde señala:

"Hay una conspiración global que busca destruir a mi país. Empezaron en 1975, poniendo de blanco la cultura griega moderna, continuando con la distorsión de nuestra historia moderna y nuestra identidad nacional, y ahora, están tratando también de lograr nuestra eliminación física con el desempleo, el hambre y la miseria. Si la población griega no muestra su voluntad de ponerse de píe unida para detenerlos, existe un riesgo serio y real de que Grecia se extinga. Yo creo, que esto ocurrirá en los próximos 10 años. De todos nosotros, los griegos, todo lo que quedará será la memoria de nuestra civilización y nuestras luchas en la historia por la libertad".

El manifiesto hace un llamado para formar "un Frente de Resistencia y Solidario" de todas las fuerzas políticas "para sacar a la Troika", la fuerza de ocupación compuesta por el FMI, la Comisión de la UE, y el Banco Central Europeo (BCE). La carta de tres páginas ataca violentamente a los bancos europeos y su Troika por haber destruido las vidas de la población y ahora querer hundir a Grecia en una "nueva edad de las tinieblas", comparada con la ocupación nazi y subraya que murieron de hambre 300,000 griegos durante la guerra. "El fantasma del hambre regresa a nuestro calumniado y desgraciado país". Escribe que "De la misma manera en que Grecia escogió el camino del Sacrificio y la Libertad y simultáneamente el camino de la Sobrevivencia; de nuevo ahora ellos nos atacan sin causa alguna y nosotros respondemos con Solidaridad y Resistencia... y sobrevivimos. Ahora hacemos lo mismo...

"Nos amenazan con expulsarnos de Europa. Si Europa no nos quiere una vez, nosotros no queremos esta 'Europa de Merkel y Sarkozy' diez veces!... ¿Por qué? Porque las demandas del FMI y el grupo del euro, nos chantajean para que obedezcamos... Estos círculos económicos nos odian... y son los únicos responsables de nuestra dramática situación".

"¡Existe otra solución! Y es cambiar radicalmente el curso de nuestra nación y volvernos a Rusia por cooperación económica y crear una asociación económica que nos va a ayudar a desarrollar la riqueza natural de nuestro país, en términos que aseguren nuestro interés nacional". En un llamado anterior también mencionó iniciar discusiones de inmediato tanto con Rusia como con China.

Theodorakis concluye: " Con este propósito... Estoy completa y cabalmente comprometido y creo que al final, seré vindicado. Yo peleé con armas en contra de la Ocupación de Hitler. Yo pasé tiempo en los calabozos de la Gestapo. Fui condenado a muerte por los alemanes y sobreviví milagrosamente. En 1967, fundé el NAF (Frente Nacional Antidictaduras), la primera organización de resistencia en contra de la junta militar griega. Yo luché clandestinamente. Fui atrapado y hecho prisionero en la "carnicería" de la Comisión de Seguridad de la Junta. Finalmente, sobreviví de nuevo."

"Hoy, tengo 87 años de edad y es muy probable que no viva para ver la salvación de mi amado país. Pero he de morir con mi consciencia tranquila porque estoy cumpliendo con mi deber con los ideales de Libertad y Derecho, hasta el final!".