En la reunión de Almaty se completan los artículos de constitución del BAII; 46 naciones han solicitado ser miembros fundadores

1 de abril de 2015

1 de abril de 2015 — Con los representantes de las 30 naciones que hasta ese momento habían sido aceptadas como miembros fundadores del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (BAII), auspiciado por China, se llevó a cabo durante dos días la tercera reunión de trabajo del BAII en Almaty, Kazajstán, y se informó que fueron redactados los artículos de la asociación. Hasta ayer 31 de marzo, fecha límite para inscribirse, había 46 naciones solicitando convertirse en miembros fundadores. El número total de miembros fundadores se va a confirmar el 5 de abril, dijo ayer la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, según informa Global Times. Se espera que el nuevo banco empiece a funcionar para finales del 2015.

Los últimos tres países en solicitar ser incluidos como miembros fundadores fueron Suecia, Noruega y Kirguizistán. Esto se produjo después de que Egipto, Finlandia y Rusia anunciaron el 30 de marzo su intención de unirse al BAII como miembros fundadores. Con decenas de naciones de Europa, el Medio Oriente y África, entre ellas algunas de las economías más grandes del mundo, listas para unirse al banco liderado por China, el Global Times destaca que los Estados Unidos y Japón han optado por no solicitar un estatus de miembro fundador.

El BAII fue lanzado por el Presidente Xi Jinping en el 2013. Las naciones miembros fundadores tienen el derecho de crear los reglamentos de administración y operación del banco. Los países que se unan después de la fecha límite solo van a tener derecho de voto, con menos capacidad de opinar en el proceso de elaboración de reglamentos. El acuerdo original firmado por 21 países en octubre del 2013, en el momento en que China lo anunció, dice que los derechos de votación en el banco se van a asignar en base al producto interno bruto (PIB) relativo del país aunque también se van a tomar en cuenta otros diversos factores.

El propósito principal del BAII es promover el desarrollo económico, la creación de riqueza y mejorar la interacción de la infraestructura en Asia. El capital autorizado para el banco va a llegar a los $100 mil millones de dólares. Los cálculos del Banco Asiático de Desarrollo (BAD) sugieren que Asia va a necesitar $8 billones para la infraestructura nacional y $290 mil millones en infraestructura regional de aquí al 2020 para desarrollar la infraestructura interconectada en Asia que facilitará el crecimiento económico del continente a largo plazo.