O'Malley en Nueva Hampshire contra Wall Street y por el sueño americano

2 de abril de 2015

2 de abril de 2015 – El ex gobernador del estado de Maryland y posible candidato presidencial demócrata, Martin O'Malley, siguió con su campaña contra Wall Street en el estado de Nueva Hampshire, donde se llevará a cabo la primera de las elecciones primarias del año 2016, con diversas actividades en Bedford y Nashua. La semana pasada estuvo en el estado de Iowa, donde O'Malley centró su campaña en un llamado vigoroso a favor de la restauración de la ley Glass-Steagall, a fin de reorientar la economía estadounidense para que satisfaga las necesidades de los ciudadanos y no de los especuladores. Pero en Nueva Hampshire tocó los problemas culturales de fondo que afligen a la nación, evocando un sentido de optimismo muy similar a Franklin Roosevelt y a Reagan, un sentido de optimismo sobre el sentido de ser estadounidense.

En Bedford, O'Malley dijo que "hay un desaliento, hay una obscuridad que se ha deslizado muy adentro del alma de nuestro país, y tenemos que reconocerlo, y agarrarlo por lo que es y rechazarlo.

"A esos escritores de encabezados de periódico y sabihondos que le cantan un obituario prematuro al sueño americano [de que la vida será mejor para cada una de las generaciones sucesivas], debemos decir todos juntos, 'no bajo nuestra responsabilidad'. Tenemos mejores opciones que tomar, y todavía tenemos tiempo para ser los grandes estadounidenses que fueron nuestros padres y nuestros abuelos, pero vamos a tener que tomar las opciones que sean congruentes con la verdad de cómo funciona nuestra economía".

En una reunión de cabildo abierto en Bedford, O'Malley le pidió a la gente que alzaran la mano quienes pensaban que habían "disfrutado de una mejor calidad de vida que la de sus padres y abuelos", y casi todos los presentes lo hicieron. Pero luego les pidió que alzaran la mano quienes pensaban que sus hijos y nietos disfrutarían de un mejor nivel de vida que la que ellos han tenido [el Sueño Americano], y solo dos personas alzaron la mano. "Esa es la gran pregunta que está en el centro del debate en la mesa de la cocina de nuestra gran democracia", dijo O'Malley.

En un "desayuno político" también en Bedford, O'Malley atacó a "los intereses poderosos y acaudalados" cuyas prerrogativas "amenazan el interés nacional; amenazan a la economía nacional, y amenazan con arruinar los hogares, los medios de vida y las esperanzas de los estadounidenses... Yo estuve en la primera fila, así como ustedes. La actividad que se lleva a cabo en Wall Street y que condujo al crac pudo haber ocurrido lejos de nuestros estados, pero los daños le sucedieron a todos los vecindarios... Y en vez de seguir con las reformas que esperaba el pueblo estadounidense de nosotros, nos echamos para atrás".

El miércoles 1 de abril, el diario del Capitolio, The Hill, informó que O'Malley se ha convertido en "el primer contendiente demócrata potencial que le asesta una a la que lleva la delantera, Hillary Clinton". El domingo O'Malley habló en el programa This Week de la cadena ABC, y ahí descartó la idea de que algún candidato sea "inevitable" y subrayó que "la Presidencia de Estados Unidos no es una corona que se pase entre dos familias", golpeando por la banda también a los Bush. El comentario de O'Malley fue al fondo de lo que significa la verdadera misión de la Presidencia de Estados Unidos, y algunos de los partidarios de Hillary sacaron su ponzoña, como la ex gobernadora de Michigan, Jennifer Granholm, quien le advirtió a O'Malley que cuidara sus palabras si quería estar en la boleta de Clinton. Luego el martes 31 de marzo, O'Malley ofreció esta lección sobre las campañas políticas: "La historia está llena de ejemplos donde el que lleva la delantera ya no es el delantero", informó el diario Union Leader. Además, O'Malley, se ha negado ha descender al nivel de comentarios chismosos sobre los e-mail de Hillary, ni nada por el estilo, sino más bien bromeó diciendo que "yo ya dije todo lo que no voy a decir sobre el asunto de los e-mail".

Los sabihondos de la política siguen diciendo que O'Malley está "enterrado en las encuestas" con un 1%, pero Clinton tiene 62%, y todos los demás candidatos están muy lejos. La senadora Elizabeth Warren, quien ha dicho repetidamente que no va a competir, fue muy elogiada por O'Malley por "hablar con gran claridad, en especial sobre la necesidad de reglamentar a Wall Street para hacer responsables a los ejecutivos de los bancos". Y agregó que "le daría la bienvenida a sus partidarios... en caso de que yo entre a la competencia".

O'Malley se presentará en Des Moines, Iowa, para la inauguración del acto de los Demócratas por la Acción en el centro de Iowa, el 9 de abril, y el 10 de abril en la Cena Demócrata de los Premios de Primavera en el Condado Polk. Según la cadena noticiosa CNN, O'Malley y el ex senador de Virginia Jim Webb hablarán en la Convención Demócrata de Carolina del Sur el 25 de abril. También hablará el gobernador de Virginia, Terry McAuliffe, a quien se considera cercano a Hillary Clinton.