La Casa Blanca trata torpemente de echarse para atrás por la orden ejecutiva sobre Venezuela: no lo decíamos en serio

9 de abril de 2015

9 de abril de 2015 — La estupidez de la Casa Blanca no tiene límites. Ayer, el consejero adjunto de Comunicaciones Estratégicas de Seguridad Nacional, y asesor del Presidente, Ben Rhodes, quien no tiene ninguna habilidad para comunicarse, "aclaró" durante una conferencia telefónica con periodistas para hablar sobre el viaje de Obama a la próxima Cumbre de las Américas en Panamá, que "Estados Unidos no cree que Venezuela represente amenaza alguna para nuestra seguridad nacional".

El 9 de marzo, Obama emitió una Orden Ejecutiva diciendo que Venezuela constituía "una grave amenaza a la seguridad nacional" de Estados Unidos, por lo cual lo criticaron acremente en todo el continente.

Todo se reduce a un asunto de "lenguaje pro forma", explicó Rhodes. "Es el texto que utilizamos en las órdenes ejecutivas para todo el planeta", agregó. "Estados Unidos no cree que Venezuela representa alguna amenaza a nuestra seguridad nacional", confirmó el propio Obama desde Jamaica. "Honestamente, tenemos un formato con el que elaboramos nuestras órdenes ejecutivas", añadió el mismo. Sin embargo, no dijo si se revocaría la Orden Ejecutiva.

Detrás de todo está el hecho de que Obama está por meterse en un nido de avispas en la Cumbre de las Américas, luego de que CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) unánimemente exigió que el gobierno de Obama se retractara de haber clasificado a Venezuela como una amenaza a su seguridad nacional y cancelara las sanciones que le impuso a ese país.

Todo esto forma parte del rompimiento de Iberoamérica con el Titanic que se hunde del sistema transatlántico y su acercamiento al BRICS.