El Brasil azotado por la sequía debe despoblarse, alega vocero de Wall Street

15 de abril de 2015

14 de abril de 2015 — Brasil debe despoblarse. Ese es el mensaje de un artículo escrito por Amy Larkin en el periódico británico Guardian el 10 de abril. Larkis es una veterana de 30 años de Greenpeace y es ahora la vicepresidenta del Consejo de la Agenda Global por un Cambio Climático del Foro Económico Global, más comúnmente conocido como el Grupo Davos, reunión de las elites políticas y financieras a nivel internacional. Se considera a Larkin como una experta en las relaciones entre el medio ambiente y la crisis financiera (y sus "soluciones").

En su artículo, que se centra en por qué el "enfoque de corto plazo" de Wall Street no ha podido incorporar apropiadamente la amenaza de sequía en su mecanismo para fijar los precios (es decir, la crisis se pudo haber evitado con solo haber elevado lo suficiente los precios del agua con anterioridad), Larkin alega de entrada que "Sao Paulo, el principal centro industrial y la ciudad más grande de Brasil, ha empezado a racionar el agua y está analizando si tendrá que despoblarse o no en un futuro inmediato". Brasil cuenta actualmente con 200 millones de habitantes.