En Brownlandia, el dorado de los verdes es la mariguana

15 de abril de 2015

15 de abril de 2015 — Existe solo una cantidad limitada del agua de Gaia que puede circular. Así que en la tierra de Brown hay cosas permitidas y cosas prohibidas. Utilizar los preciados fluidos corporales de Gaia para beber, agricultura productiva e industria o bañarse, por ejemplo, se desalienta con ayuda del látigo.

Pero hay otros usos que están permitidos:

Tomen la fragmentación hidráulica. El Consejo de Fracturación Hidráulica de Brownlandia nos ha asegurado que la mezcla que meten de regreso los fracturadores en la falla geológica está tan limpiecita como al principio.

O tomen el agua municipal subsidiada y embotéllenla en recipientes plásticos para venderla a un precio infinitamente superior al precio de compra. Eso si está suave. Una de esas embotelladoras, la Nestlé, que extrae una cantidad relativamente menor, calculada en 80 millones de galones al año, ni siquiera se ha tomado el trabajo de solicitar licencia de operación desde 1988 y en el 2009 dejó de informar sobre la cantidad de agua que realmente estaba extrayendo.

Y los otros usos del agua que han obtenido la aprobación oficial es la producción ilegal de mariguana. Cada planta de mariguana necesita unos seis galones de agua al día, alrededor del doble de lo que requiere una vid de un vinatero. Y hay cientos de miles de plantas de mariguana en el estado, el principal producto de mariguana en el país.

Pero ahora que la sequía se ha vuelto gigantesca, los productores de mariguana están atrayendo la atención de sus compañeros ideólogos de Gaia en el Departamento de Peces, Ranas y Moscas. Y ese tipo que despacha desde Sacramento, hasta apartó 2 millones de dólares de su paquete de emergencia ante sequías de mil millones, para tratar de impedir el desvío de agua para los productores de mariguana. Scott Bauer, un reconocido científico ambientalista en el Departamento de Peces y Vida Silvestre de Brownlandia, dice que los productores de mariguana le ocasionan más daño a los caudales de agua que los otros dos pecadores más importantes, las operaciones de tala de los bosques y el desarrollo urbanístico. El Los Angeles Times aclama esta historia con el encabezado, "Los productores de mariguana ponen en peligro las vertientes de agua y la vida silvestre".