Hoenig: los bancos más grandes son los menos capitalizados y más apalancados

16 de abril de 2015

16 de abril de 2014 — El vicepresidente de la Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC por sus siglas en inglés) Thomas Hoenig, ha recibido bastante cobertura de prensa tanto en Estados Unidos como en Europa por sus apuntes investigativos publicados el 2 de abril en el portal electrónico de la FDIC, donde cuestiona a la Reserva Federal (Fed) por haber aprobado a todos los grandes bancos de Wall Street en la "prueba de estrés".

Aunque Hoenig había presentado antes este caso sin obtener respuesta, ahora la situación se está calentando con el planteamiento de la división de esos bancos de Wall Street mediante la ley Glass-Steagall. Lo más destacado fue el editorial del New York Times del 14 de abril, "Los bancos inseguros y endebles"; y un artículo en el diario USA Today del 15 de abril. Este último cita a Hoenig, quien declaró que los SIFI (instituciones financiera s sistémicamente importantes, como se les designa oficialmente en la ley Dodd-Frank) son los más apalancados y los que corren el mayor riesgo de incumplimiento y de que tengan que ser rescatados.

Hoenig dice que la tasa promedio de capital colectivo de los SIFI actualmente es de solo un 4.9% (es decir, una tasa de apalancamiento de 21;1; lo que significa que cada $100 en activos está respaldado por unos $5 de capital y $95 de dinero prestado), y no de 12.8% (8:1 de apalancamiento), que la Fed alega que es lo que arrojan sus "pruebas de estrés". La diferencia, dice Hoenig en sus apuntes, son sus exposiciones con derivados, cuyo valor razonable calcula la FDIC es de $5 billones de dólares según International Financial Reporting Standards (Normas internacionales de informes financieros). Estas normas, usadas internacionalmente con la excepción de Wall Street, dicen que la exposición con derivados deben contabilizarse como activos de los grandes bancos que no tienen suficiente respaldo en capital.

USA Today dice que Hoenig se mofó de los supuestos de la Fed de que los derivados prácticamente se "compensan a sí mismos" por lo que se pueden dejar totalmente fuera de la contabilidad de los bancos. En una crisis, no se "compensan a sí mismos" como lo demostraron la AIG y muchos otros, porque en una crisis, todos los que especulan con derivados están tratando de cambiar sus derivados por efectivo al mismo tiempo.

La nota se refiere a "la actualización semianual del Indice Global de Capital, en donde se muestran las tasas de capitalización para los bancos Globales Sistémicamente Importantes, dado a conocer el jueves por el vicepresidente de la FDIC Hoenig". Éste dioa conocer una versión del mismo veredicto en la conferencia del Instituto Levy hoy en Washington, hablando después de la senadora Elizabeth Warren.