La fracturación hidráulica de Brown, no solo consume el agua escasa, sino que contamina acuíferos

18 de abril de 2015

17 de abril de 2015 — Entre los delitos del gobernador de California Jerry Brown y sus secuaces republicanos que promueven el uso del agua para la fracturación hidráulica para obtener petróleo de esquisto, en un estado con escasez de agua, se cuentan no solo ese desvío del agua escasa, sino la contaminación de acuíferos debido a la eliminación ilegal de los desperdicios líquidos producto de la fracturación.

La situación es tan extrema que en julio del 2014, las autoridades estatales clausuraron 11 vertederos subterráneos de residuos para desperdicios líquidos de la fracturación, por las posibilidades de que estuvieran contaminando los acuíferos usados para agua potable e irrigación. La EPA (Agencia de Protección al Ambiente) ordenó que se llevara a cabo un estudio en dos meses. Pero ya para entonces, verano del 2014, ya la Junta de Recursos Hidráulicos del Estado de California había confirmado que por lo menos en nueve de los once sitios, se habían botado químicos del fracking en los acuíferos, que se supone están protegidos por leyes estatales por la ley federal, Ley de Agua Potable Segura. Estos sitios, en la formación de esquisto, están en el reseco Valle Central.