Saudíes hacen un alto al bombardeo indiscriminado de Yemen

22 de abril de 2015

22 de abril de 2015 — El rey Salman de Arabia Saudita le ordenó a la Guardia Nacional Árabe, reconocida ampliamente como la fuerza militar terrestre mejor equipada del reino, que se prepare para participar en la campaña de Riad en contra de los rebeldes hutis en Yemen. Riad, presumiblemente bajo presión, anunció el fin de las incursiones aéreas. Una declaración del Ministerio de la Defensa que citan las agencias de noticias del país, dice que se lograron los objetivos de la Operación Tormenta Decisiva y las autoridades saudíes han ordenado parar la campaña de casi cuatro semanas de duración de bombardeo indiscriminado en Yemen.

Aunque la convocatoria de la Guardia Nacional Saudita y la llegada del portaaviones USS Theodore Roosevelt para agregarse a los otros siete buques de guerra de EU en la zona, indican que existe un plan estadounidense-saudí para escalar la confrontación, en la mañana la agencia de noticias de Teherán, Tasnim, citó al viceministro de Relaciones Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian diciendo que, "somos optimistas de que en las próximas horas, después de muchos esfuerzos, vamos a ver un alto a los ataques militares en Yemen".

Lo que sucedió exactamente en el período intermedio no se ha revelado todavía. Sin embargo, aparte de la Resolución de la ONU propuesta por Irán, con la cual se busca un cese al fuego inmediato, Riad ha estado también bajo presión de varios grupos de ayuda internacional que han criticado a los saudíes por los ataques aéreos indiscriminados y por la aplicación de un embargo rígido que ha privado a los yemeníes de alimentos, agua, combustible y medicamentos. Funcionarios de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra dijeron hoy que se han desplomado los servicios de salud de Yemen. Agregaron que la cifra acumulada de muertos desde que empezaron los combates en Yemen el mes pasado es de por lo menos 944 personas, con casi 3,500 personas heridas.

Según fuentes de inteligencia de EU, el Pentágono se había opuesto desde un principio a que Estados Unidos apoyasen la campaña de bombardeo saudí, pero que fue rechazado por las "consideraciones políticas" de la Casa Blanca. Entre las reacciones violentas por las víctimas civiles de los bombardeos saudíes, el creciente peligro de un nuevo incidente tipo "Golfo de Tonkin" en el Golfo de Aden, con los barcos comerciales iraníes que se dirigen a Yemen y Obama amenazando con abordarlos y revisarlos en busca de armamento; y las políticas de la próxima cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo y Obama en Campo David, los generales estadounidenses pudieron reanudar su presión para que se pusiera un alto a las operaciones militares.

Nike