LaRouche: Obama es una enfermedad, disfrazada de Presidente; ¡sáquenlo ya!

24 de abril de 2015

24 de abril de 2015 — En discusiones con el Comité Político este miércoles 22, Lyndon LaRouche subrayó que Obama está impulsando una política de genocidio, como se puede ver en el mapa mundial, desde la muerte masiva de refugiados ahogaos en el Mar Mediterráneo, hasta la política de Jerry Brown en California para despoblar mediante el genocidio a ese estado con el sabotaje al desarrollo y explotación de nuevos recursos hídricos, y sobre todo en su campaña en marcha de confrontación con Rusia y China que conduce hacia una guerra termonuclear.

Todas esas políticas consideradas en su conjunto, reflejan una intención de reducir drástica mente la población del planeta.

En el caso del Mediterráneo, fue Obama quien desató una guerra injusta e ilegal para derrocar a Gadafi en Libia, apoyando al Grupo Combatiente Islámico Libio afiliado a Al-Qaeda y a la Hermandad Musulmana, con el pretexto hipócrita de la mentada "Responsabilidad de Proteger" (R2P, como le dicen en la jerga burocrática en inglés). Luego Obama encabezó la campaña para derrocar a Assad en Siria, con el resultado del engendro conocido como EIIS que se esparció por la región. Ahora Obama insiste en que el gobierno legítimo de Libia tiene que negociar con los terroristas que se apoderaron de Trípoli, a quienes Obama puso en el poder.

Obama creó una región del terror en el Norte de África y por toda la región, lo cual ha dado como resultado que miles de seres humanos desesperados intentan escapar del ataque de esos protegidos por Obama, a quienes él personalmente puso en el poder y los protege.

Seres humanos desesperados ahora están pagando a los terroristas que Obama puso en el poder en Trípoli, con la esperanza de escapar de la muerte segura bajo el terror del EIIS, solo para encontrar la muerte en los modernos barcos de esclavos en el Mar Mediterráneo.

Como lo declaró el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Segei Lavrov, en una entrevista con la radio rusa, luego de que Obama recibió el Premio Nobel de la Paz en 2008, empezó una serie de "guerras totalmente ilógicas". Como señaló Lavrov, Obama ni siquiera acepta que se ponga al EIIS en la lista de la ONU sobre organizaciones terroristas, porque entonces tendría que reconocer que el EIIS surgió como resultado de las acciones de Estados Unidos en Iraq, primero con Bush y luego con Obama.

El Presidente Assad de Siria fue aún más directo, en una entrevista con el canal de televisión francés, France2 TV, donde recalcó que el EIIS fue creado por Estados Unidos, comenzando con Bush en 2006: "Yo no estoy en Iraq y no estuve en Iraq, y yo no controlaba Iraq. Los estadounidenses controlaban Iraq, y el EIIS salió de Iraq hacia Siria... El EIIS se ha extendido a Siria, a Iraq, a Libia, y a la región en general... La coalición contra el terrorismo no se puede formar con países que al mismo tiempo apoyan al terrorismo".

La política que ha desencadenado Obama, que ahora se refleja en las muertes en masa en el Mediterráneo, es la misma política NAZI que está llevando a cabo el aliado de Obama, Jerry Brown, en California. El propósito es matar gente.

Si se pone todo esto en un mismo cuadro, como sugiere LaRouche, queda claro que la humanidad enfrenta una política de genocidio.

Lyndon LaRouche había advertido desde el mismo comienzo que la dizque política de "salubridad" de Obama era la misma cosa. Genocidio deliberado mediante el racionamiento de la atención médica.

A esto hay que agregarle el hecho de que Obama está provocando una guerra termonuclear. La intención expresa de lanzar una guerra termonuclear contra Rusia y China es parte integral de la misma política.

Cualquiera que piense de otra manera está equivocado. Los han convencido de que acepten algo, solo en base a la opinión popular, la cual no tiene validez. No saben nada.

Nosotros, por otra parte, estamos en lo correcto. La evidencia está ahí para cualquiera con una inteligencia funcional. No aceptes la opinión de nadie que apoye a Obama. Obama es la enfermedad disfrazada de Presidente.

Lo que vemos hoy es una verdadera forma de nazismo que proviene de la región transatlántica.

Sin embargo, lo que está haciendo el movimiento larouchista en Manhattan y en California, muestra que se puede cambiar el rumbo. La sección inteligente de la población de Estados Unidos, los patriotas, en especial los que no se identifican con los esclavistas sureños nazis, no están dispuestos a capitular ante las camisas pardas de Brown y Obama.

Lo que hemos visto en el período reciente es que se puede organizar a los ciudadanos que no aceptan esa porquería. Ellos responden si encuentran un liderazgo y cuando ven la resistencia. La tarea es batir a esos nazis, comenzando con sacar a Obama del cargo y salvar a la civilización.

Si ven las fuerzas que ya están en movimiento por toda Eurasia, estás superan al enemigo NAZI. O como decía el poeta Shelley en la Máscara de Anarquía: Nosotros somos muchos; ellos son pocos.

Como señalaba LaRouche, solo tenemos que organizar mejor los números.

Air Jordan