Enviado de la ONU: los sauditas sabotearon las pláticas políticas en Yemen

28 de abril de 2015

28 de abril de 2015 — Las facciones políticas en Yemen estaban a punto de lograr un acuerdo de alternancia del poder cuando se inició la campaña de bombardeo saudí y sabotearon las pláticas, dijo el ex enviado de la ONU a Yemen, el diplomático marroquí Jamal Benomar al Wall Street Journal el fin de semana pasado. "Cuando se inició esa campaña [el 26 de marzo], una cosa importante pero que pasó desapercibida fue que los yemeníes estaban a punto de lograr un acuerdo que hubiera instituido la alternancia en el poder con todas las partes, incluyendo los huties", dijo Benomar. Una vez que se inició el bombardeo, se deshicieron las pláticas y todos los bandos endurecieron sus posiciones. Los hutíes habían aceptado que se redujera el papel del Presidente Abed Rabbo Mansour Hadi, pero una vez que empezaron a caer las bombas y Hadi fue transportado a Arabia Saudita, los hutíes se oponen ahora a que Hadi tenga algún tipo de participación en el futuro. Por otro lado, los partidos respaldados por los saudíes se oponen a que los hutíes tengan cualquier tipo de poder político.

El acuerdo sobre el que se trabajaba con la mediación de Benomar de ninguna manera era completo pero todas las facciones habían aceptado la necesidad de lograr cierto tipo de arreglo. Ahora, desde que empezaron a caer las bombas saudíes sobre Yemen, las diversas facciones han endurecido sus posiciones y la solución al conflicto se ve más lejana que nunca antes. Benomar tenía programado hablar a puerta cerrada ante el Consejo de Seguridad de la ONU hoy y le dijo al Journal que iba a decirles que lo único que tendría posibilidad de triunfar son pláticas encabezadas por la ONU en un sitio neutral.

Mientras tanto, sigue la guerra con todos sus horrores, a pesar de que la semana pasada los saudíes anunciaron que reducirían su campaña de bombardeos. No solo bombardearon ayer la capital Sana'a, sino que también "la coalición llevó a cabo ataques aéreos en varias otras provincias, lo que sugiere que la ofensiva aérea saudí de un mes de duración en contra de los rebeldes hutíes se está ampliando en vez de reduciendo" informó el New York Times. Es más, "a pesar de que la semana pasada se hablaba vagamente de negociaciones, hubo muy pocas señales de que cualquiera de los combatientes en el conflicto en Yemen se estuvieran preparando para ponerle un alto al combate. Más bien, la violencia se ha intensificado en los días recientes en la medida en que quedó más claro que las facciones contendientes habían llegado a un punto muerto en donde los saudíes insisten en que los hutíes se retiren y los hutíes exigen el fin incondicional de los ataques aéreos". El ministro de Relaciones Exteriores de Hadi, Riyadh Yaseen dejó en claro que el objetivo sigue siendo la rendición de los rebeldes hutíes. "No habrá ningún tipo de acuerdo con los hutíes hasta que ellos se retiren de las zonas bajo su control" dijo en Londres.

En el terreno, siguen los combates en Aden y Taiz. Se informa que las fuerzas pro Hadi retomaron ayer varios distritos en Taiz. Sin embargo, la ofensiva terrestre encabezada por los saudíes, de la que se ha hablado desde que se inició el bombardeo, todavía está por materializarse, a pesar de algunas escaramuzas en la frontera.

Según e periódico de Dubai, The National, los saudíes están furiosos de que Egipto y Pakistán no han aportado hasta ahora las tropas terrestres para dicha operación, en tanto que los ataques aéreos no han logrado los objetivos que se supone que buscaban, o sea, crear las condiciones para el retorno de Hadi. Egipto aún recuerda lo que sucedió cuando Nasser desplegó tropas a Yemen a principios de los 1960 y parece que están renuentes a repetir esa experiencia, a la vez que han tenido también que hacerle frente a la insurgencia en la península del Sinaí.