Cada vez se cubre más al ex gobernador O'Malley como "el hombre sorpresa"

30 de abril de 2015

30 de abril de 2015 — Una gran cantidad de artículos que cubren la precampaña del ex gobernador de Maryland, Martin O'Malley, lo presentan como una amenaza clara a Hillary Clinton, aunque los redactores le agregan el estribillo de que, por supuesto "no tiene ninguna oportunidad". Pero como destaca el Independent de Londres el 27 de abril, O'Malley es un "posible asesino de Goliat" con una "marca récord de ganar llegando desde atrás".

En el informe del Irish Times del 28 de abril se ve el sentido de que O'Malley apela a las bases del Partido Demócrata que están ansiosas de soluciones reales, cuando O'Malley se preparaba para visitar Irlanda que tuvo que cancelar y regresar a Estados Unidos debido a la crisis en Baltimore.

Este mismo diario destaca la reciente convención del Partido Demócrata en Carolina del Sur, e informa que el mensaje que salió de ahí fue "¡asuman que pueden ganar aquí a su propio riesgo!". O'Malley es el único demócrata "que ha hecho el suficiente ruido como para ser escuchado por encima del alboroto de los medios sobre la campaña en ciernes de Hillary" informa el periódico, y agrega que "'las bases están notando su crítica a Hillary". No solo "puso el dedo en la llaga" por sus vacilaciones en torno a la Asociación Transpacífica (TPP) a la que él se opone, sino que, subraya el Times, también "quiere reinstituir la Glass-Steagalll... que el Presidente Clinton derogó en 1999, una acción que contribuyó a la crisis financiera del 2006".

Un miembro de los demócratas irlandés-estadounidense en Carolina del Sur le dijo al Irish Times que "la gente no quiere escuchar lo que las encuestas les dicen que deben de estar escuchando. De él sentimos que nos habla con el corazón". Otra mujer en la convención dijo que a ella le gusta que "habla directo".

El encabezado del periódico del Capitolio, Roll Call del 27 de abril es instructivo: "¿Hillary Rodham Romney? Mucho ojo con O'Malley". El problema de Hillary, destaca el periódico, es que ella tiene "cero oportunidades" de convencer a los demócratas progresistas de que ella es uno de ellos, justo como Mitt Romney las pasó duras tratando de convencer a los conservadores y evangélicos que él compartía sus visiones. Roll Call insiste en que Clinton va a obtener la candidatura del partido demócrata pero agrega, sin embargo, que la precandidatura de O'Malley puede hacer las cosas "interesantes", en particular dado que, a diferencia de Clinton, él tiene la capacidad de moverse, visitar a la gente en sus casas, y organizar en formar que Clinton, por su apretada seguridad, no puede hacer.