"Grecosalida" pudiera echar abajo al sistema advierte cartel de banqueros

4 de may de 2015

4 de mayo de 2015 — Esta semana podría ser decisiva en la crisis de Grecia, que podría detonar el estallido de todo el sistema trasatlántico. Lyndon LaRouche ha insistido repetidamente que Grecia puede sobrevivir perfectamente si abandona la zona del euro, volviendo su vista al BRICS, en tanto que Alemania no va a poder sobrevivir a las consecuencias y todo el sistema trasatlántico se vendría abajo. El miércoles 6 de mayo, Grecia tendría que hacer un pago al FMI por 200 millones de euros, para lo cual está tratando de reunir el efectivo sin tener que aceptar las demandas de austeridad brutal de la Troika; tiene un pago más abultado por 750 millones de euros que se vence a fines del mes; y el lunes 11 de mayo, se van a reunir los ministros de Finanzas de la Unión Europea (UE) supuestamente para decidir si le darán o no más financiamiento a Grecia.

El director gerente ejecutivo del Instituto de Finanzas Internacionales (IFF, conocido como el "cartel de los banqueros"), Hung Tran, quien era uno de los representantes de los accionistas privados durante las negociaciones de las quitas en Grecia en el 2012, advirtió que si se orilla a Grecia a una 'grecosalida' (el término que han acuñado en la jerga de los banqueros para sacar a Grecia de la Eurozona) "toda la cohesión de la alianza occidental se pondría en peligro". Le dijo al Telegraph que las consecuencias podrían ser complejas y "no se entienden cabalmente" y que la salida de Grecia "arrojaría al caos a la zona del euro". El problema no es un contagio inmediato sino que "la pregunta natural sería: ¿quien sigue?... Surgirían preguntas sobre la alineación de Grecia en términos de política exterior, política de seguridad y así por el estilo, y toda la cohesión de la alianza occidental se pondría en entredicho", explicó. El artículo del Telegraph explica que "se ha especulado que Atenas buscaría que Moscú le ayudara a aligerar la crisis de la deuda del país y a contrarrestar la presión de sus acreedores en la UE".

La política de Expansión Cuantitativa (EC) del director del Banco Central Europeo (BCE) no ha hecho más que crear un falso sentido de seguridad, en tanto que toda Europa cada vez está más polarizada, dijo Tran. Insistió en que "no hay espacio para la transigencia.... y un acuerdo de último minuto" y que no sería aconsejable poner a Grecia contra la pared tratando de que den marcha atrás en sus planes actuales de elevar el salario mínimo o presionando para que hagan mayores recortes en la pensiones, que es exactamente lo que está haciendo ahora la Troika.

Un segundo artículo en el Telegraph informa sobre las manifestaciones en Atenas por el Primero de Mayo, con la participación de miembros del Syriza y funcionarios gubernamentales entre ellos el Ministro de Finanzas Varoufakis, rechazando los recortes en las pensiones y exigiendo aumentos salariales generalizados. El Ministro del Trabajo Panos Skourletis dijo que seguiría adelante la política del gobierno, la cual caracterizó como una "línea roja profunda e inamovible". El artículo destaca que el Presidente de Alemania Joachim Gauck apoyó el viernes las demandas del gobierno griego de que Alemania le pague a Grecia reparaciones por crímenes ejecutados por el Tercer Reich. Gauck dijo que eso es "lo que un país con consciencia histórica como el nuestro debería de hacer".