Obama para abajo

15 de may de 2015

15 de mayo de 2015 — Los acontecimientos de los últimos días dejan en claro que el Presidente Obama va para abajo, y rápido. Su propio Partido Demócrata le propinó una humillación en el Senado, durante el primer intento de aprobar la autorización para la negociación de su proyecto de ley de libre comercio sin la participación del Congreso (la llamada "vía rápida") donde hubo una votación sin precedentes de un "no" casi unánime el martes 12. Aunque después la Casa Blanca tuvo que salir cínica y abiertamente a presionar e intimidar a los senadores demócratas para que negociaran la eliminación de algunas partes de la propuesta del gobierno para permitir tal autorización. Todavía está por verse si esas presiones tendrán efecto en la Cámara de Representantes, donde hasta ahora los números no favorecen a Obama (aunque cuenta con sus aliados republicanos para taodo).

El despreciable boicot de Obama a la conmemoración en Moscú de la derrota de Hitler le estalló en la cara, cuando muchos dirigentes mundiales, en particular de Asia, se unieron al Presidente Putin en las celebraciones de la victoria de la humanidad en contra del fascismo hace 70 años.

Los últimos indicios de que están contados los días de la Casa Blanca de Obama se manifestaron en la intervención de fuerzas institucionales sensatas de Estados Unidos, y como resultado el Secretario de Estado John Kerry viajó a Sochi, Rusia, para sostener ocho horas de pláticas con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia y el Presidente Vladimir Putin. La intención de las pláticas fue mitigar las provocaciones británicas y de Obama en contra de Rusia, antes de que alcanzaran el punto de la guerra termonuclear. Kerry entregó el mensaje claro de que círculos sensatos en Washington intentan reiniciar la colaboración con Rusia sobre cómo evitar la guerra. La expresión pública más clara de este intento se produjo durante la conferencia de prensa conjunta que tuvieron Kerry y Lavrov después de la reunión de cuatro horas con el Presidente Putin, cuando Kerry lanzó una advertencia clara al Presidente ucraniano Poroshenko para que se olvide de sus planes de reemprender acciones militares para retomar el aeropuerto de Donetsk.

Hay otros indicios de que las pláticas con Irán siguen avanzando hacia lograr un acuerdo del P5+1 antes de la fecha límite del 30 de junio. Esto vuelve aún más urgente que se paren en seco los planes bélicos anglo-sauditas, mediante la movilización constante para forzar la publicación de las 28 páginas de la investigación Conjunta del Congreso sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Esta semana, Seymour Hersh destapó el fraude de la gran mentira de Obama y los saudíes sobre el asesinato de Osama bin Laden. En un escrito de 10,000 palabras, Hersh revela que Bin Laden fue muerto en un asesinato premeditado, diseñado junto con los saudíes. No hubo ningún enfrentamiento a tiros con las guardias de Al-Qaeda. No hubo ninguna evidencia obtenida mediante tortura que hubiera llevado a la localización de la casa de seguridad paquistaní de Bin Laden. Ni uno solo de los detalles de la versión "oficial" del gobierno es cierto, y en el proceso de publicar una mentira tras otra, Obama traicionó a los mismos oficiales militares paquistaníes que le habían entregado la información clave y habían dejado entrar a los asesinos estadounidenses en el complejo sin guardias de Bin Laden, en donde, de hecho el ISI paquistaní lo tenía bajo arresto domiciliario.

Lyndon LaRouche comentó el miércoles 13 que el avance en las pláticas del Grupo P5+1, junto con las pláticas de Kerry en Sochi y la revuelta demócrata en contra de Obama, significa también que la campaña para botar a Obama lleva una trayectoria acelerada y podría significar que el estallido financiero que se avecina, podría evitarse. Esto, subrayó, tiene que ser la intención.

Con la caída de Obama será posible anular rápidamente el fraude financiero, y mediante legislaciones de emergencia, lanzar una nueva estructura monetaria y financiera para revivir a la economía productiva. Esto empieza con el restablecimiento inmediato de la Ley Glass-Steagall. Tenemos que revivir la economía productiva lo que significa que las deudas de casino y los otros desperdicios tienen que ser eliminados y penalizados. Glass-Steagall es más importante que nunca dada la situación actual. Se tiene que desarrollar el crédito para la producción útil, en especial para el entrenamiento de una nueva generación de trabajadores calificados. Tenemos que reconstruir las comunidades fracturadas por todo el país que se han visto devastadas por las políticas económicas de los últimos 40 años y se tiene que restablecer un genuino crecimiento económico a una escala que se acelere progresivamente.

En pocas palabras, hay que darle marcha atrás al sistema actual y sacar a los parásitos para fuera.

El viraje que se está produciendo en estos días es consecuencia de que algunas personas enfrentaron la realidad de que el mundo se encaminaba hacia la extinción termonuclear y que lo que estaba en juego era la sobrevivencia de la humanidad. La decisión era clara: sería algo más que locura correr el riesgo de tener ese destino; así que tenían que emprenderse acciones para derrocar la desesperada carrera hacia la guerra de los británicos y Wall Street.