El plan saudí de ahorcar al principal clérigo shiíta, sheik al-Nimr, podría desatar un baño de sangre sectario

16 de may de 2015

16 de mayo de 2015 — A pesar de las condenas a nivel internacional y las demandas de clemencia, Riad anunció que van a seguir adelante con el ahorcamiento del principal clérigo shiíta, sheik Nimr Baqir al-Nimr, informó hoy RT. El hermano del sheik dijo que fue encontrado culpable de buscar "intromisión extranjera" en el reino, "desobedecer" a sus gobernantes y tomar las armas en contra de las fuerzas de seguridad. El clérigo fue un partidario público de las protestas masivas antigubernamentales que estallaron en la Provincia del Este en el 2011. Su arresto hace dos años durante el cual lo balacearon, desató días de disturbios. Subsecuentemente, fue sentenciado a muerte en octubre pasado por el Tribunal Penal Especializado de Riad, que trata casos de terrorismo.

Activistas y familiares dijeron que el sheik al-Nimr, quien tiene muchos seguidores entre los shiítas en la Provincia del Este y otros estados, apoyaba solo las protestas pacíficas y estaba en contra de toda oposición violenta al gobierno. En el 2011, le dijo a la BBC que él apoyaba "el rugido de la palabra en contra de las autoridades en vez de las armas... el arma de la palabra es más fuerte que las balas, porque las autoridades se benefician de la batalla de las armas".

En Irán, el líder interino de la Oración del Viernes, Seyyed Mohammad Saeedi, le dijo ayer a los manifestantes en la ciudad sagrada shiíta de Qom, que si ejecutan al sehik al-Nimr, la población shiíta en el este de Arabia Saudita se va a levantar en contra del régimen y "le prenderá fuego a todo el Reino Saudita". Clérigos y académicos realizaron sentones masivos en las dos ciudades sagradas de Irán, Qom y Mashhad, según informó Press TV de Irán.

La condena mundial a la inminente ejecución ha sido ignorada en gran medida por los aliados claves de Arabia Saudita, el Reino Unido y Estados Unidos, naciones que profesan defender valores democráticos. El representante del líder shiíta bareiní Shaykh Ali Salman le dijo a la agencia de noticias ABNA que el Secretario de Estado de EU, John Kerry, estaba consternado ante la decisión saudí de ejecutar al sheik al-Nimr. Se dice que Kerry fue informado sobre la decisión saudí en una reunión en Riad el 6 de mayo. "John Kerry expresó su sorpresa al Presidente Barack Obama sobre la decisión tomada por la Casa de Saud, pero con su silencio le dieron la luz verde a Arabia Saudita para seguir adelante con la ejecución" dijo el representante, según informa RT.