¡LEVANTA LA VISTA A LAS ESTRELLAS, AHÍ ESTÁ EL AGUA! -- Declaración del MOCILA de México

14 de may de 2015

14 de mayo de 2015 – Ese es el título de la declaración que emitió el Movimiento Ciudadano LaRouchista (MOCILA) de México. Por su importancia, la reproducimos enseguida en su totalidad.

Súbitamente, se presentan las voces satánicas del perverso imperio financiero británico y sus aliados en los Estados Unidos para anunciar: “No hay agua y no hay solución... tendrá que haber muerte en masa por falta de agua, porque los recursos no alcanzan para todos, son finitos y la población debe reducirse...”

Veamos el ejemplo más repugnante de este pensamiento oligárquico. El gobernador de California, Jerry Brown, quien, a propósito de la sequía que ha agotado los mantos acuíferos de California, anunció a principios del mes que el estado de California ya excedió con mucho su "capacidad de carga" y que la población "excedente" simplemente "tendrá que irse" para que ese estado regrese a su estado natural desértico, y dijo, que California sólo puede sostener al 1 por ciento de su población actual.

La verdad es que la sequía devastadora que ahora golpea a extensas regiones del planeta en las últimas décadas, nos obliga a dar un salto en el dominio del conocimiento del universo, en base al método desarrollado por Nicolás de Cusa y Johannes Kepler, fundadores de la ciencia física y de la astronomía moderna (ver www.larouchepac.com/global-water). Solo así podrá ser exitosa nuestra intervención para asegurar el desarrollo futuro de la civilización, porque el agua sí existe, ¡y en grandes cantidades! Lo que debemos hacer es desarrollar la ciencia sobre los ciclos del agua. Lo que pregonan los voceros del imperio financiero de una visión bestial del hombre es un fraude. Los avances científicos creativos demuestran lo contrario.

La estrategia de administrar el desabasto de agua, como lo hacen en Estados Unidos y México, es un plan de genocidio. Es una política de despoblación que va de acuerdo con los intereses de la oligarquía financiera transatlántica que controla las casas bancarias de Wall Street y Londres y al cártel petrolero. Para que este plan de eliminación de poblaciones enteras se aceptara crearon la adoración a la diosa Gaia, la madre tierra. Esta concepción pagana precristiana se introdujo desde hace medio siglo a través de la WWF (World Wildlife Fund), cuyos fundadores son el príncipe Felipe de Edimburgo y el príncipe Bernardo de Holanda, quienes exigen tomar medidas drásticas ambientalistas para impedir que la humanidad tenga acceso a los recursos naturales, de los cuales, el más importante es el agua.

¿Cómo derrotarlos?

Primero hay que entender que la oligarquía financiera y las agencias ambientalistas como la WWF son lo mismo. Luego hay que entender la ciencia sobre el agua.

Según estimaciones basadas en promedios globales, cada año se evaporan de los océanos 413,000 km3 de agua transformada en agua dulce. La totalidad del agua que descargan al mar todos los ríos del planeta solo alcanza los 40,000 km3 por año, menos de la décima parte de la evaporación de los océanos. Este flujo atmosférico es una inmensa fuente de agua dulce fresca, provista generosamente por el trabajo del sol, aunque 90% del mismo nunca llega a tierra firme. ¿Podrá la humanidad aprovechar esta gran cantidad de agua producida constantemente por el sol, que es diez veces mayor que la totalidad de los ríos del planeta? La respuesta está al alcance de la voluntad humana. Ver gráfica.

Ahora sabemos que la radiaciones cósmicas, provenientes tanto de la Vía Láctea como del resto del Universo, son un factor determinante en el proceso de formación de nubes y tormentas, y se ha experimentado, en las últimas décadas, un sistema de ionización de la atmósfera usando descargas eléctricas para que se precipite agua acumulada en las tierras fértiles, incluso en medio del desierto. De 1999 a 2006, México ha sido pionero en esa técnica rusa con gran éxito, principalmente en los estados de Chihuahua, Zacatecas y Durango.

Además de la ionización atmosférica, la desalación nuclear de agua de mar ha ofrecido una solución para el abasto de grandes volúmenes de agua a poblaciones que estén relativamente cerca de alguna costa. Estas plantas aprovechan el calor de la fuente nuclear para vaporizar agua salada y entregar agua dulce. Por ejemplo, el estado de California, EUA, con una población estimada de 37 millones de personas y como principal productor y abastecedor de frutas, verduras, leguminosas y leche, para esa nación, podría resolver el desabasto de agua con la construcción de 5 plantas nucleares desaladoras.

Tenemos también que establecer la política hidráulica de gestión de aguas en base a la construcción de los grandes proyectos de trasvase de agua para uso agroindustrial y urbano. Proyectos como el de la Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica (NAWAPA, por sus siglas en inglés) (1) o el Plan Hidráulico del Noroeste (PLHINO), que consiste en subir agua desde Nayarit hasta Sonora, y el Plan Hidráulico del Golfo Norte (PLHIGON), que consiste en la transferencia de agua desde Chiapas y Tabasco hasta la zona agropecuaria de La Laguna, que toca los estados de Chihuahua, Coahuila y Durango, en la meseta central del norte de México. Este es el proyecto que apoyó el presidente José López Portillo en 1982, que incluye la construcción en México de 20 plantas nucleares, de las cuales, 5 estarían en el Golfo de California y serían también plantas nucleares desaladoras de agua de mar. Con este flujo de agua usado para irrigar, multiplicaríamos la superficie de riego para la producción agropecuaria y no habría necesidad de importar alimentos.

Esta política de desarrollo solo será posible si México, como nación, rompe con la oligarquía financiera y se une a la “nueva era de la humanidad”, que están creando los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) como una sólida alianza que une a más del 43 por ciento de la población del mundo. Ellos están en la formación de un sistema financiero y económico completamente nuevo. No hay antecedentes de la velocidad que han alcanzado los acuerdos de cooperación y desarrollo de estos países: el Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS, el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, la Ruta de la Seda, el Canal de Nicaragua, el Fondo de Contingencia para el Desarrollo, los ferrocarriles transcontinentales y los sistemas de gestión de agua en América del Sur y Asia, las plantas nucleares en muchos países, el intercambio de tecnología, etc. ¡Todo esto se ha consolidado en 10 meses!

Si no se abandona esta sumisión a la oligarquía financiera transatlántica, ejemplificada ahora con la nueva Ley de Aguas en México, que está a punto de ser aprobada, entonces el cártel petrolero se apoderará del agua nacional que dejará de usarse en las ricas cuencas agropecuarias del norte del país, para usarla en la explotación de uno de los mantos de gas y petróleo esquisto más grande del planeta, que comparten México y los Estados Unidos a lo largo de su frontera.

Esta irracional explotación de hidrocarburos, que comenzó hace años en los Estados Unidos, en donde existen más de 20,000 pozos, y que en México ya comenzó gracias a la “Reforma Energética”, requiere inyectar en el subsuelo grandes cantidades de agua dulce, combinada con ciertos productos químicos que efectúan el trabajo de fracturar (en inglés, "fracking") la capa geológica de roca de esquisto o bituminosa, para extraer el gas y el petróleo atrapado. Esta actividad exige eliminar toda actividad agropecuaria que por su naturaleza requiere grandes fuentes de agua, de escasa disponibilidad en la zona fronteriza México-Estados Unidos, debido al sabotaje de las obras de infraestructura requeridas.

Con la instrumentación de la ley de aguas ocurrirá lo mismo que con el petróleo. Estos bienes dejan de ser “bienes de la nación”, necesarios para el desarrollo para convertirse en “bienes económicos” al servicio del mejor postor. Pero hay algo más, se introduce la bestializante herramienta llamada “Gestión Integral de los Recursos Hídricos (GIRH)”, que parte de la idea fatal de que los recursos hidráulicos son finitos y escasos ante una población creciente. Así, la cantidad de agua para la población, que actualmente se estima en 100 litros diarios por persona en promedio, queda restringida a la mitad, 50 litros diarios por persona, como lo define el Art. 10 frac. XXXIX de la Ley General de Aguas al acuñar el término “mínimo vital”. Por lo tanto, los que acepten la pauta de la GIRH, como la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), están aceptando que muchos no podrán sobrevivir.

La nueva ley de aguas dará a los fracturadores las concesiones y permisos legales para que financien, construyan y operen las obras de trasvase de agua hacia el norte. Esta ley debe detenerse y se debe prohibir la extracción de petróleo y gas por fracking, eliminar por completo el concepto monetarista de “valor económico” del agua y el concepto ambientalista de “mínimo vital” para evitar que el agua, al igual que otros recursos de México, entren en el saqueo brutal que exige la burbuja de especulación financiera de 2,000 billones de dólares de valor ficticio del cártel petrolero y bancario de Wall Street.

En medio de todo esto, existe una lucha para que regresemos al “Sistema Alimentario Mexicano” y lograr la autosuficiencia de alimentos. Eso solo podría ocurrir si Peña Nieto rompe con esta oligarquía bancaria transatlántica, detiene el dictamen de esta ley y decide entrar con los países BRICS, quienes están transformando el mundo en torno a un nuevo paradigma para la humanidad, basándose en la poderosísima fusión nuclear del helio-3 (2), las grandes obras hidráulicas, ferroviarias y de telecomunicaciones, cimentadas en el entendimiento de nuevos principios universales, como la ciencia de los ciclos de agua.

"Hagamos del desarrollo un movimiento de masas…de la misma forma en que Mahatma Gandhi convirtió el movimiento por la libertad en un movimiento de masas". Narendra Modi, primer ministro de India, septiembre del 2014.

La mitad de la humanidad ya rompió con el paradigma de la oligarquía financiera y decidió unir su destino a la lucha por el futuro. Deja atrás la tibieza y el desánimo, y participa de esta nueva perspectiva científica y económica de la sociedad.

Lucha ahora, el Movimiento LaRouchista te enseña cómo hacerlo.

México D.F. 11 de mayo de 2015

Notas:

(1) Alianza Hidráulica y Energética de Norteamérica (NAWAPA, por sus siglas en inglés), consiste en bajar agua desde Alaska y Canadá hasta el Valle Imperial de California y la cuenca de los ríos Yaqui y Bravo en el norte de México.

(2) Helio-3, Isótopo del elemento Helio que permite llevar a cabo la fusión nuclear. Este es el proceso más eficiente de generación de energía, que se puede desarrollar hasta ahora. Es lo que hacen las estrellas, como nuestro sol, todo el tiempo. La humanidad al lograrlo, llegará a un