Burundi: el gobierno de Obama defiende a los revolucionarios de colores; intervienen líderes regionales

21 de may de 2015

20 de mayo de 2015 — Zuma Saidi, alcalde de la capital de Burundi, Bujumbura, dijo en la TV Estatal el 17 de mayo que "se va a considerar a los manifestantes como parte del golpe de Estado, y se le ha ordenado a las fuerzas de seguridad que los traten como tales". Algunos partidarios del fracasado golpe de Estado del 13 de mayo han empezado a manifestarse de nuevo en contra del Presidente Nkurunziza porque está contendiendo por tercera vez a pesar de que solo fue elegido una vez, para su segundo período. Para su primer período fue el Parlamento el que lo eligió, después de 12 años de guerra civil.

Al día siguiente, 18 de mayo, el vocero del Departamento de Estado de EU, Jeff Rathke dijo que el gobierno de Obama iba a continuar apoyando a los manifestantes. Dijo que "no se debe equiparar a los manifestantes pacíficos con la gente que participó en el intento de apoderarse del poder".

A los dirigentes de toda la parte sur y este de África les preocupa el impacto desestabilizador que puede tener sobre la región el hecho de que se hunda Burundi una vez más en una guerra civil. Lo que está en juego es la iniciativa de China y las naciones del BRICS de financiar y ayudar a construir infraestructura para la industria en África.

Ayer se celebró en Angola una Cumbre Extraordinaria de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (ICGLR por siglas en inglés) para discutir la situación en Burundi, así como también la situación de seguridad en la República Democrática del Congo, la República Centro Africana y Sudán del Sur.

El presidente sudafricano Jacob Zuma asistió a la cumbre e informó que la cumbre condenó enérgicamente el intento de golpe de Estado en Burundi e hizo también un llamado para que se pospongan indefinidamente las elecciones en Burundi hasta que se estabilice la situación de forma tal que se puedan celebrar elecciones justas y libres, según el vocero de Zuma, Harold Maloka. Zuma estuvo acompañado de varios ministros.

Zuma realizó una visita de Estado de dos días a Burundi que se inició el 11 de mayo, antes del intento de golpe de Estado. Durante su visita, Zuma le pidió a Nkurunziza que pospusiera las elecciones de junio.

El Presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, habló hoy desde Sudáfrica, e instó a los líderes regionales a que no escatimen ningún esfuerzo para que vuelva la estabilidad a Burundi. También hizo un llamado para que se pospusieran las elecciones dentro del mandato constitucional del gobierno de Burundi.