Obama pretendía crear un estado salafista para derrocar a Assad

26 de may de 2015

26 de mayo de 2015 — Las acusaciones de funcionarios estadounidenses este fin de semana, en el sentido de que las fuerzas armadas iraquíes están acobardadas frente a las fuerzas del llamado Estado Islámico o EIIS, intentan ocultar la responsabilidad del gobierno de Obama, la cual quedó plenamente demostrada en los documentos del Departamento de la Defensa que se acaban de publicar.

A pesar de los pronunciamientos públicos al contrario, el surgimiento del EIIS en Iraq y Siria, no solo no fue una sorpresa para los centros de seguridad nacional de Estados Unidos, sino que era lo que pretendían Obama, los saudíes y los británicos, para presionar y derrocar al presidente de Siria, Bashar al Assad.

Esto se demostró en el documento de la Agencia de Inteligencia de la Defensa (DIA por siglas en inglés) de fecha 5 de agosto de 2012, hecho público en base a la Ley de Libertad de Información (FOIA por siglas en inglés), en donde se destacan tres puntos sobre la situación en Siria: 1) "Internamente, la situación claramente se está deteriorando;" 2) "Los salafistas, la Hermandad Muslmana, y el AQI (Al-Qaeda en Iraq), son las principales fuerzas que guían la insurgencia en Siria;" y 3) "Occidente, los países del Golfo y Turquía apoyan a la oposición en tanto que Rusia, China e Irán apoyan al régimen".

El documento destaca que el AQI ha apoyado a la oposición en Siria desde un principio y que ya "tiene grandes enclaves y bases a ambos lados de la frontera para facilitar el flujo de material y reclutas".

El documento de la DIA, entre las 100 páginas de documentos del Departamento de la Defensa sobre el asalto al consulado norteamericano en Bengasi, Libia el 11 de septiembre del 2012, dado a conocer por Judicial Watch el 18 de mayo, prevé el surgimiento del Estado Islámico, no como una amenaza sino como una herramienta en la oposición a Assad.

"Existe la posibilidad de que se establezca una principalidad salafista declarada o no declarada en el este de Siria (Hasaka y Der Zor), y esto es exactamente lo que quieren las potencias que apoyan a la oposición, con el fin de aislar al gobierno sirio". Pareciera que la intención estuviera limitada a Siria pero el documento advierte que: "El deterioro de la situación tiene consecuencias terribles para la situación en Iraq", lo que incluiría la creación de "una atmósfera ideal para que el AQI retomara sus viejos enclaves en Mosul y Ramadi", lo cual está sucediendo ahora. A pesar de esto, no piden que Estados Unidos cambie su política hacia los yihadistas.

El periodista investigador Jafeez Ahmed destacó todo esto y más, en un artículo en un nuevo portal electrónico llamado "Insurge Intelligence". El documento de la DIA, escribe Ahmed, "aporta una confirmación extraordinaria de que la coalición encabezada por Estados Unidos, que combate al EIIS, hace tres años le había dado la bienvenida a una 'principalidad salafista' en la región como una forma de debilitar a Assad, y bloquear la expansión estratégica de Irán". En otras palabras, Al Qaeda y el EIIS, que se han venido extendiendo en Siria, forman parte de la política de cambio de régimen del gobierno de Obama para ese país.

El documento del DIA le da aún mayor fuerza al proceso de enjuiciamiento político del Presidente Obama para sacarlo de su cargo lo más rápidamente posible.