Fuerzas pro Glass-Steagalll derrotan la porquería del proyecto de ley de 'barrera protectora' en el parlamento europeo

29 de may de 2015

29 de mayo de 2015 — Un proyecto de ley de una falsa separación bancaria elaborado por la Comisión Europea fue derrotado ayer en la Comisión Monetaria y Financiera del Parlamento Europeo, con una votación de 30 contra 29. El proyecto de ley, que tenía el objetivo de establecer una 'barrera protectora' post hoc (después de que suceda algo) y evitar un proyecto de ley de una Glass-Steagall real, fue derrotado con el voto decisivo del Grupo Libertad Europea y Democracia Directa (EFD), cuyo representante, Marco Zanni ha estado peleando por una verdadera Glass-Steagall.

"Pudimos bloquear la basura diseñada por los cabilderos de los bancos y presentada por el EPP", grupo de partidos europeos conservadores, le dijo Zanni a la EIR. Zanni usó el término italiano "porcata" para caracterizar al proyecto de ley derrotado, que en italiano es una palabra más fuerte que "porquería" en español.

El grupo EFD de Zanni, que incluye el Movimiento Cinco Estrellas de Italia (M5S) y el Partido Independencia del Reino Unido (UKIP), está redactando una declaración conjunta junto con los verdes y el grupo GUE, que están a favor de un diseño estrictamente Glass-Steagall.

Esto significa que el proceso legislativo para un proyecto de ley para toda la Unión Europea (UE) vuelve a cero. La Comisión de la UE tiene que introducir un nuevo texto o ya no presentar ninguno dejando en libertad a cada estado miembro de la UE para que aprueben sus propias legislaciones.

La derrota del proyecto de ley fue inesperado ya que normalmente las dos facciones más grandes pro-euro, los conservadores EPP y los socialistas llegan a algún arreglo de componenda para que la Comisión de la UE apruebe el texto con algunas enmiendas insignificantes. En vez de esto, esta vez los socialistas se aferraron al texto (sí a la barrera protectora, pero ante-hoc, es decir antes de que suceda algo) y no se pudo lograr ningún arreglo.

Zanni había presentado su propio texto compuesto de más de 100 enmiendas que cambiarían radicalmente el proyecto de ley para convertirlo en una Ley Glass-Steagall. Cuando quedó claro que no tenía los votos suficientes para que se aprobara, y trabajó para evitar un compromiso entre los conservadores y los socialistas, en lo que tuvo éxito.

"La marcha de las instituciones del cabildo bancario se ha frenado por ahora" dijo Jakob von Weizsacker, un socialdemócrata alemán miembro de la comisión.

"El haber podido parar esa porcata ya es un gran éxito" le dijo Zanni a la EIR.