Tsipras planteó la reducción de la deuda en Riga

26 de may de 2015

26 de mayo de 2015 — En un principio habían generado comentarios optimistas las conversaciones del primer ministro griego Alexis Tsipras con la Canciller alemana Angela Merkel y el Presidente francés Francois Hollande, conversaciones que tuvieron lugar en los márgenes de la reunión del Consejo Europeo en Riga, capital de Letonia. Como es usual, para media mañana, Merkel le echó un balde de agua fría con su declaración sobre estos comentarios, diciendo que estaba claro que "faltaba más trabajo por hacer con estas tres instituciones", en alusión a la Troika (la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI), que probablemente no fue un zarpazo muy sutil en contra de Tsipras.

Sin embargo, el tema real fue la necesidad de recortar sustancialmente la deuda de Grecia, y la negativa por parte de la Troika para hacerlo. De hecho, el popular sitio electrónico griego, DefenceNet informa que Tsipras planteó la cuestión de un recorte a la deuda, sobre el cual no están informando los medios occidentales. Esto es algo implícito en el ultimátum de Grecia de que, para el 5 de junio, no van a tener dinero para pagarle $300 millones al FMI a menos que haya un acuerdo, dado que Grecia no quiere más préstamos de rescate, sino una reducción a la deuda.

Tsipras se reunió con el Presidente de la Comisión Europea y payaso titular, Jean-Claude Juncker, que no hizo nada más que tratar de apretarle el nudo de la corbata a Tsipras.

El vocero de la City de Londres, Ambrose Evans-Pritchard escribió ayer en el Daily Telegraph que es muy probable que el gobierno griego lleve a cabo su ultimátum, que dijo quedó claro en el "gabinete de guerra" del gobierno de hace diez días, cuando "todas las alas del partido acordaron que se van a mantener juntas y pelear, sin importar las consecuencias, antes que someterse a las demandas de mayores recortes a los salarios y las pensiones o aceptar cualquier tipo de acuerdo que no ofrezca un alivio a la deuda e imponga un superávit primario por encima del 1% del PNB".

A pesar del alegato de Evans-Pritchard de que los europeos están "vacilantes", no parece haber señales de esto.

El Partido gobernante Syriza va a celebrar su reunión del Comité Central el fin de semana del 23 y 24 de mayo en donde la línea dura del partido va a proclamar su negativa a aceptar un acuerdo que comprometa sus promesas electorales. Al hablar hoy ante el parlamento, el ministro de Reconstrucción y Energía Panagiotis Lafazanis, quien encabeza la Plataforma de Izquierda del partido y es un destacado partidario de que Grecia trabaje con los BRICS, declaró que el gobierno no podía condonar nada que pudiera poner su programa electoral en el congelador, según dice el portal electrónico griego enikos.gr.