Obama va para afuera, pero no lo suficientemente rápido

4 de junio de 2015

3 de junio de 2015 — El Presidente Obama va de salida, comentó ayer Lyndon LaRouche, pero no lo suficientemente rápido. Es inevitable; va a suceder; el pueblo estadounidense se está hartando de Obama; y el fin de todo este régimen del imperio británico está próximo. La única interrogante es si van a lograr arrastrar al mundo con ellos al infierno, o si podemos crear un resultado más feliz a tiempo, dijo LaRouche.

Este martes Obama recibió palizas tanto en el frente interno, con una conferencia de prensa de miembros del Congreso que exigieron la publicación de las 28 páginas secretas del 11-S; como en el frente internacional, con el impulso acelerado del nuevo sistema del BRICS, fuera del sistema financiero transatlántico que está en proceso de desintegración.

La conferencia de prensa de los congresistas sobre las 28 páginas tuvo la participación destacada del senador Rand Paul —quien acaba de introducir un proyecto de ley en el Senado sobre este tema y los senadores Ron Wyden y Kirsten Gillibrand son copatrocinadores— y del ex senador Bob Graham, quien fue copresidente de la Comisión Conjunta del Congreso que investigó el asunto del 11-S; los miembros de la Cámara de Representantes que respaldan el mismo proyecto de ley, encabezados por el congresista Walter Jones; y miembros de las familias de las víctimas. El acto fue todo un tremendo impacto político, comentó LaRouche. El asunto del papel saudí-británico en el caso del 11-S siempre ha estado presente y es algo sabido por él desde el comienzo, recalcó LaRouche. De hecho, desde el momento mismo en que se desataron esos acontecimientos el 11 de septiembre de 2001, LaRouche estuvo en el programa de radio de Jack Stockwell, y en esa ocasión explicó de manera precisa en tiempo real quienes estaban detrás de la operación y de que se trataba realmente, "como si fuera el locutor de un evento deportivo". No es que las 28 páginas contengan alguna información secreta que de otra manera no se puede conocer; "todo este tiempo yo he sabido quién fue el responsable", señaló LaRouche, "y yo nunca he visto esas 28 páginas".

Lo que hubo fue una operación británico-saudí, y un encubrimiento por parte de Dick Cheney en el gobierno de Bush, lo cual ha seguido haciendo Barack Obama. Saquen a Obama de la Casa Blanca y termina el encubrimiento, junto con el peligro inmediato de confrontación termonuclear con Rusia y China, lo cual es la política británica de Obama, por otro lado.

En el frente económico, mientras que el sistema financiero transatlántico está en la cuenta regresiva para su extinción, lo único que Obama y los británicos tienen que ofrecer a sus naciones cautivas es más devastación, más despoblación y más ultimátum, tal como la última ronda de éstos que le han lanzado al gobierno griego. Cualquiera que busque el crecimiento, o simplemente sobrevivir, está volteando ahora hacia los BRICS, desde los exportadores de maquinaria de Alemania hasta el sector ferroviario español.

El viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Igor Morgulov, sacó la conclusión más amplia, en su comentario sobre los últimos avances en la cooperación entre Rusia y China en torno a la integración de la Unión Económica Euroasiática con la Franja Económica de la Ruta de la Seda: "Esta es una nueva forma de relación que se puede recomendar a todos los países del mundo. Moscú estaría feliz si existiese un modelo similar en sus nexos con el Occidente".

Nunca sucederá con Obama, así que saquen la conclusión apropiada.

Nuestro papel central consiste en forjar un resultado más feliz para el planeta. La tercera charla de los jueves con Lyndon LaRouche el próximo 4 de junio, será una intervención mayor en la creación de una institución refortalecida de la Presidencia de Estados Unidos, cuya primera tarea es la salida de Obama de la Casa Blanca, y retornar a Estados Unidos a la norma de pensamiento científico que se ha perdido desde el mismo comienzo del siglo 20. Y luego el sábado 6 de junio, comenzando a medio día, la videoconferencia internacional transmitida en vivo por el portal de LaRouchePAC, la próxima de las conferencias del Proyecto Manhattan planteará "El Día de la Decisión para la Humanidad: Estados Unidos debe retornar a sus principios fundadores y unirse a la alianza del BRICS, ¡ya!"