La diplomacia alemana abre el frente libio: ¿Puede ser Berlín un puente para el BRICS contra el caos creado por la OTAN?

11 de junio de 2015

11 de junio de 2015 — El ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, invitó a las facciones libias a pláticas hoy en Berlín. Un avión alemán transportó a los delegados libios. Justo antes de volar a Berlín, el gobierno libio se retiró de las negociaciones encabezadas por el Enviado Especial de la ONU, Bernardino León, luego de que el parlamento votó en contra de las propuestas de la ONU, que consistían en compartir el poder con los amigos de Susan Rice, la facción golpista proterrorista en Trípoli.

Las negociaciones fueron una prueba para Alemania para que mostrara de qué lado está.

No es casual que Alemania tomara la iniciativa diplomacia con Libia después de la visita del Presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi a Berlín. Puesto en términos cínicos: Lo que está en juego son 8 mil millones de euros del acuerdo de Siemens con Egipto y esto requiere estabilidad en el norte de África. Esto requeriría acabar con EIIS.

Por supuesto, hay algo más que diplomacia involucrada en esto. Como lo presenta el Süddeutsche Zeitung, "nuestra información es que la reunión en Spree se debe también a los esfuerzos por convocar a la comunidad internacional", es decir, Rusia.

El periódico señala que "diplomáticos occidentales y rusos calculan que Alemania tiene más posibilidades de hacer que Moscú se incorpore en la resolución de este conflicto. En el 2011 el Bundeseregierung se abstuvo de votar en el Consejo de Seguridad de la ONU. Esto creo ciertos problemas en Alemania pero aumentó su credibilidad ante Rusia como intermediario honesto en su participación en las actuales negociaciones sobre Libia".

En Libia, hay dos frentes encontrados: el imperio británico, con Obama, Turquía y los terroristas; y lo que se pudiera llamar una potencial perspectiva BRICS que promueve Egipto. Egipto está encabezando una tentativa de estabilización que involucra a las principales tribus de Libia y que está apoyada por Rusia y China. Italia ha ayudado pero Italia también está jugando del lado británico.

Rusia está en contra de cualquier resolución de la ONU que le permita repetir la guerra del 2011. Las facciones libias están en contra de todo el programa EUNAVFOR Med de la Unión Europea; oficiales militares franceses e italianos están bastante escépticos. Recientemente el gerente general de la ENI, la compañía petrolera italiana, también se pronunció en contra. Y sin embargo, los británicos han corrompido al gobierno italiano para que presida la EUNAVFOR Med. El Reino Unido está elaborando el borrador de resolución para que sea sometido a votación en el Consejo de Seguridad de la ONU.

La negociaciones en Berlín son una prueba importante para el ministro de Relaciones Exteriores Steinmeier para inclinar la balanza a favor de la coalición "BRICS".